No es el argumento de la novela Jurassic Park, de Michael Crichton. El ADN de la cría de un mamut ha sorprendido a un grupo de científicos japoneses. No solo por su magnífico estado de conservación, sino porque aún estaba en funcionamiento. 

Investigadores de la Universidad de Kindai, en Osaka, extrajeron células de la médula ósea y del tejido muscular de una cría de mamut lanudo llamada Yuka, que fue hallada en 2011 en la región de Yakutsk, en Siberia. 

de la médula ósea y del tejido muscular de una cría de mamut lanudo llamada Yuka, que fue hallada en 2011 en la región de Yakutsk, en Siberia. 

Los científicos inyectaron los núcleos celulares de Yuka, muerto a los dos años y que se encontraba en perfecto estado de conservación, en decenas de ovocitos de ratones vivos. En el experimento, cinco de ellos mostraron señales de cambios estructurales que preceden a la división celular.

Resultados asombrosos

Para Kei Miyamoto, uno de los autores del estudio publicado en la revista Scientific Reports, este descubrimiento demuestra que a pesar de los años todavía puede producirse una actividad celular.

Si bien los estudios del ADN fósil no se habían concentrado en si aún funcionaban, los resultados indican que “parte del núcleo de las células de mamut poseen el potencial para la reconstitución”.

Sin embargo, Miyamoto recordó que ninguno de los ovocitos entró en la fase de división celular que habría sido necesaria para traer la especie a la vida.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here