Florentino García, Gaceta del Motor

Derivado del Q7, es el nuevo buque insignia del familia Q, donde se combina la elegancia de un coupé de lujo de cuatro puertas con la versatilidad propia de un SUV de gran tamaño. Ampliamente conectado, con un completo equipamiento y preparado para la exigencia que supone poder rodar fuera del asfalto -siempre que sea por pistas que no ofrezcan una gran dificultad- comparte plataforma con el Lamborghini Urus, circunstancia que estéticamente se deja notar en muchas de sus líneas, que son casi idénticas en algunas partes de una carrocería. Rival de modelos como los BMW X6, Maserati Levante, Mercedes-Benz GLE Coupé o Porsche Cayenne, su precio a partir de 84.840 euros.

Con una longitud de 4,99 metros, aunque mantiene la misma distancia entre ejes del Q7 (2,99 metros) el Q8 ofrece un gran espacio interior, con una cómoda habitabilidad para poder albergar hasta cinco personas y en la parte posterior, con la posibilidad de montar tres asientos individuales con regulación longitudinal; mientras que el maletero y con los respaldos de los asientos posteriores abatidos, alcanza un volumen de hasta 1.755 litros de capacidad (605 litros en modo estándar). Todas sus variantes cuentan con la tracción total quattro de la marca alemana en una proporción 40:60 con un diferencial central que, junto con una distancia libre al suelo de 254 mm, los cortos voladizos y el control de descenso de pendientes, permiten al nuevo modelo continuar avanzando cuando se acaba el asfalto. La suspensión con regulación de dureza es de serie y como opción, una neumática adaptativa con ajuste de confort o deportivo, que puede variar la altura de la carrocería dependiendo de la situación de conducción y de las preferencias del conductor hasta en 90 mm. Además, Audi ofrece como opción el eje trasero direccional, que a baja velocidad permite un ángulo de giro en las ruedas traseras de hasta 5 grados en dirección contraria a las delanteras para mejorar la agilidad (aparcamiento) y a velocidades elevadas, las ruedas del eje posterior giran en el mismo sentido que las delanteras para aumentar su estabilidad.

Con tecnología de hibridación media de 48v mild-hybrid formado por un alternador y una batería de iones litio que permite durante la frenada recuperar hasta 12 kW de energía que se almacena en la batería e ir largas fases de circulación en modo de marcha por inercia con el motor desactivado, en el momento de su lanzamiento solo esta disponible con el motor Diesel 3.0 V6 de 286 caballos de potencia para la variante 50 TDI en combinación con un cambio automático Tiptronic de ocho velocidades de convertidor de par. A esta oferta inicial se sumarán hacia la primavera del año próximo la versión 45 TDI, que usa el mismo bloque V6 3.0 TDI pero en este caso con una potencia de 231 caballos. Y uno de gasolina que, hasta que lleguen en un futuro los SQ8 y RSQ8, será el tope de gama. Se trata del 55 TFSI con motor 3.0 V6 Twin-Turbo y una potencia de 340 caballos.

En el apartado de diseño el Q8 se presenta como la nueva cara de la familia Q de Audi. La ancha parrilla en posición vertical, junto con el spoiler que se inclina hacia la parte delantera y las grandes entradas de aire, resaltan el aspecto agresivo del frontal. Mientras que la elegante línea del techo desciende hacía en unos pilares D ligeramente inclinados, son soportados por los blíster quattro situados por encima de los pasos rueda, que alojan unas llantas de 22 pulgadas. Y es que numerosos detalles insinúan el diseño del Audi quattro original: los poderosos contornos y las superficies tensas transmiten sensación de potencia, sofisticación y el dinamismo característico de la tracción permanente a las cuatro ruedas. Y el espóiler, las molduras de los pasos de rueda y de las puertas y el difusor están acabados en un color de contraste, para acentuar aún más el aspecto de todoterreno. Los faros LED son de serie, y la tecnología HD Matrix LED se ofrece como opción. Aquí, tanto la firma tridimensional de las luces diurnas como los grupos ópticos traseros, conectados por una tira de luz, presentan un carácter digital. También y como en el Audi quattro original, esta tira de luz queda subrayada por una superficie negra. Y si esto fuera poco, los usuarios del Q8 pueden utilizar la aplicación myAudi en sus smartphones para activar distintas funciones de iluminación y experimentarlas desde el exterior.

En el interior, todos los elementos tienen una conexión lógica y armónica entre ellos, desde la franja plana que forman las salidas de ventilación hasta la ancha consola central en la que se aloja la palanca selectora del cambio tiptronic. En la oscuridad, la iluminación de contorno opcional traza líneas distintivas y proporciona retroiluminación al logo quattro tridimensional grabado en láser sobre la guantera, una muestra del cuidado por el detalle de Audi. Y las opciones incluyen asientos con función de masaje y ventilación, climatizador de cuatro zonas y el paquete air quality para mejorar el elegante ambiente que se respira en el interior.

La instrumentación completamente digital se muestra en el Audi virtual cockpit de serie, cuya pantalla de 31,2 cm (12,3 pulgadas) de alta resolución puede mostrar dos tipos de vista a través del volante multifunción. Y el head-up display opcional, proyecta información relevante en el parabrisas, entre la que se incluye un guiado detallado para la navegación. De serie, el Q8 va equipado con el sistema MMI Navegación plus, que utiliza el estándar LTE Advanced para la transmisión de datos y punto Wi-Fi. Además, el sistema de navegación ofrece una serie de sugerencias de destino al reconocer las preferencias del conductor, basándose en trayectos anteriores ya realizados. Los servicios online de Audi connect añaden funciones predictivas al proceso de la navegación. Esto permite que los dos servicios Car-to-X para la información de señales de tráfico y aviso de riesgos, se beneficien de la inteligencia interconectada de la flota de Audi que registra todos estos datos.

Ya sea estacionado, en la ciudad o en viajes largos por carretera, el Q8 facilita la vida a bordo en todo tipo de situaciones. Entre los sistemas que contribuyen a ello se encuentran el control de crucero adaptativo, el asistente de eficiencia, el asistente de cruce, el sistema de alerta por cambio involuntario de carril (lane change warning), el asistente de bordillos (curb warning) y la cámara 360 grados. Y un asistente destacado es el remote garage pilot, que se ofrecerá a principios de 2019, donde bajo la supervisión del conductor, permite al nuevo SUV entrar y salir de un garaje de forma autónoma. Para ello, el conductor activa el proceso desde fuera del vehículo mediante la aplicación myAudi en su smartphone y en función de las opciones seleccionadas, el vehículo utiliza hasta cinco sensores de radar, seis cámaras, doce sensores ultrasónicos y un escáner láser.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here