En Beto O’Rourke, el Partido Demócrata sueña con encontrar al nuevo Barack Obama

Este hijo de un juez, nació en El Paso, en el estado de Texas, hace 46 años. Estudió en la Universidad de Columbia de Nueva York y viajó por todo el país con su banda de punk (Foss) tocando el bajo. 

Y hoy es el último candidato en alistarse a las primarias del partido donde ya 14 políticos compiten en la carrera por las presidenciales del 2020. 

La empresa aún está lejana y tiene como pistoletazo de salida el 3 de febrero del 2020 en Iowa. Pero O´Rourke ya ha recaudado un total de 6,1 millones de dólares en su primer día de precampaña siendo esta la mayor cantidad con respecto a sus competidores. 

En noviembre, durante su campaña al Senado por el Estado de Texas, ya recaudó 80 millones de dólares en su intento de expulsar al senador republicano Ted Cruz de la cámara alta. El hecho que no lo consiguiese por un estrecho margen de votos impulsó su decisión de presentar su candidatura presidencial.

Lo hizo con el compromiso, que mantiene en su campaña presidencial, de no aceptar dinero de los PAC (Cómites de Acción Política). Sus rivales, en cambio, si bien han renunciado a dinero de los PAC corporativos,  aceptan dinero de aquellos más amigables con los intereses demócratas, como los sindicatos. 

UN LÍDER CERCANO

Beto, este será el nombre elegido para su campaña, maneja con maestría las redes sociales usando de forma permanente el directo de Instagram o de Facebook.

Tiene el verbo fácil, habla español y transmite cercanía. Parte con una modesta intención de voto del 6% frente a unos rivales mejor posicionados como: Joe Biden, Kamala Harris,  Bernie Sanders y Elisabeth Warren.

Por tanto, necesitará aprovechar estos once meses para ganarse el favor de los compromisarios y de los donantes durante su campaña por convertirse en el candidato demócrata a las presidenciales del 2020. 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here