Un técnico trabaja en la línea de producción de un fabricante de componentes de automóviles en Anshan, provincia de Liaoning. [Foto: Xinhua].
Un técnico trabaja en la línea de producción de un fabricante de componentes de automóviles en Anshan, provincia de Liaoning. [Foto: Xinhua].

Shi Jing

Gracias al sólido impulso de recuperación observado en los principales sectores económicos, se espera que en el 2021 la tasa de crecimiento del PIB de China llegue al 8,8 por ciento, indicó la consultora mundial KPMG.

“Con la renta disponible per cápita de los chinos regresando a territorio positivo durante el tercer trimestre del año, el consumo también ha repuntado. El optimismo de los consumidores y la normalización de las medidas de prevención y control epidémicos desbloquearán aún más el potencial de compras fuera de línea de los meses venideros. El continuo cambio en los sectores de consumo y servicios será el principal motor económico del próximo año”, afirmó Kang Yong, economista jefe de KPMG China.

Como se indica en el XIV Plan Quinquenal (2021-25), la manufactura -y especialmente el sector de alta gama- se convertirá en una de las principales fuerzas impulsoras en China del crecimiento económico a largo plazo. KPMG espera en los próximos 12 meses poder verificar mejoras en la fabricación de alta tecnología e industriales para estimular la inversión.

Debido a que las empresas de propiedad privada representan el 90 por ciento del sector manufacturero chino, Kang indicó que los datos de inversión más fuertes en manufactura reflejarán la mejora del sector privado.

Los datos de la Administración General de Aduanas demostraron que el valor de las exportaciones chinas aumentó un 2,4 por ciento anual durante los primeros 10 meses de este año, superando las expectativas del mercado. Sin embargo, de acuerdo a estimaciones de la Organización Mundial del Comercio, el valor del comercio mundial de bienes se contrajo un 14 por ciento anual durante los primeros seis meses.

Gracias a la recuperación más temprana del país con respecto al mundo, algunos de los pedidos globales de este año han sido transferidos a China. Esta nueva dinámica ha impulsado el aumento de las exportaciones, subrayó Kang. Debido a que la brecha en la demanda sigue existiendo en algunos mercados extranjeros que siguen afectados por el azote de la pandemia, el próximo año el valor de las exportaciones chinas se mantendrá a un nivel relativamente alto.

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo indicó que la inversión mundial en capital extranjero se desplomará hasta en un 40 por ciento este año. Y aunque a principios de año se expresó preocupación por la inversión extranjera, el valor del capital extranjero utilizado en China creció un 6,4 por ciento anual en los primeros 10 meses.

«El mercado grande y en rápida expansión que tiene China, combinado con su sistema industrial completo, infraestructura de alta calidad y políticas de apertura más profundas, son todos enormes atractivos para el capital extranjero. Si bien muchas cadenas industriales se vieron afectadas por la pandemia, la resiliencia de las cadenas de suministro encabezará la agenda de mapeo global de la compañía y los rápidos ajustes», subrayó Kang.

Mientras tanto, KPMG también prevé una apertura financiera continua en 2021, lo que facilitará aún más la inversión en el extranjero en activos financieros denominados en renminbi. Por lo tanto, el próximo año el tipo de cambio del renminbi probablemente se mantendrá estable, prometiendo cierto margen de apreciación. Pero las empresas también deben seguir los cambios en las políticas monetarias y fiscales.

“Con la firma oficial el 15 de noviembre del Acuerdo Regional de Asociación Económica Integral, el próximo año la cooperación económica en la región de Asia y Pacífico se fortalecerá aún más”, auguró Kang. “Los reglamentos relativos a los aranceles, la lista negativa de inversión y el comercio electrónico especificados en el Acuerdo RCEP consolidarán aún más los lazos económicos y comerciales entre los Estados miembros, que son propicios para una cartografía industrial más flexible dentro de la región”.

Nicholas Yeo, jefe de renta variable en China de Aberdeen Standard Investments, también confirmó que el impulso del crecimiento estructural del consumo, las nuevas tecnologías y la energía verde elevarán aún más el rendimiento del mercado.

Dado el creciente PIB de China, el gigante del mercado BlackRock considera en su informe de inversión de 2021 que China es un «polo diferenciado del crecimiento mundial» y también «un destino de inversión que está separado de los mercados emergentes». 

Colaboración especial: El Pueblo en Línea

Logotipo Pueblo en Línea

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here