Un trabajador de la salud toma una muestra para analizar la incidencia del nuevo coronavirus, Centro Comunitario para la Prueba de Ácido Nucleico en Ruili, provincia de Yunnan, 15 de septiembre del 2020. [Foto: Xinhua].
Un trabajador de la salud toma una muestra para analizar la incidencia del nuevo coronavirus, Centro Comunitario para la Prueba de Ácido Nucleico en Ruili, provincia de Yunnan, 15 de septiembre del 2020. [Foto: Xinhua].

Zhou Wenting

Los especialistas han vuelto a reiterar la importancia de mantenerse muy alerta ante una posible segunda oleada de contagios y COVID-19 en China, ya que durante semanas en algunos países europeos han estado ocurriendo múltiples brotes.

«La pandemia persistirá al menos un año antes de que se disponga de vacunas», afirmó Zhang Wenhong, líder del equipo de expertos de Shanghai en el tratamiento clínico de nuevos casos de neumonía por el nuevo coronavirus.

La solución de China será garantizar una cuarentena médica del 100 por ciento para los casos confirmados y sospechosos y contrar con el apoyo público para controlar una posible segunda oleada.

«De no hacerlo así, el número de casos aumentará en forma de curva exponencial», explicó Zhang, quien también es director del departamento de enfermedades infecciosas del Hospital Shanghai Huashan, afiliado a la Universidad de Fudan, durante un Foro de Salud Pública de la Universidad Jiao Tong de Shanghai.

Zhong Nanshan, un destacado experto en enfermedades respiratorias y condecorado con la Medalla de la República por su contribución al control de la epidemia nacional, señaló que la pandemia puede persistir hasta el invierno, e incluso hasta la primavera del próximo año.

Zhong ofreció sus observaciones por video a distancia dentro del subforo mundial de ciencia y salud del Foro Zhongguancun, celebrado este viernes en Beijing.

«Lo más probable es que se produzcan grupos de enfermedades en algunas áreas en el país y en el extranjero», explicó Zhong, y agregó que deben seguirse las medidas, incluyendo los métodos de control de epidemias comunitarias, las pruebas de ácido nucleico entre los residentes, el rastreo de contactos cercanos y la estricta implementación de la cuarentena en casos asintomáticos.

“China sigue amenazada por los casos importados”, recordó Zhang.

El equipo nacional de especialistas han viajado a varias provincias y municipios para examinar y supervisar los esfuerzos locales de prevención y tratamiento de enfermedades infecciosas, y así atajar los casos importados que podrían multiplicar contagios y desencadenar un brote local.

Todavía pasará al menos un año antes de que las nuevas vacunas contra el nuevo coronavirus estén disponibles para el público. Los expertos mundiales en salud pública pronostican, sobre la base de estimaciones optimistas y la colaboración internacional, que las vacunas se implementarán por primera vez a mediados del 2021.

Zhang explicó que después de la fase de investigación y desarrollo, se necesita tiempo para preparar las vacunas para la producción masiva y construir cadenas de suministro para su venta. Está claro que muchos países occidentales están a la espera del debut de las vacunas, que protegerán a las personas vulnerables, principalmente a los ancianos, y reducirán la tasa mundial de mortalidad causada por la enfermedad.

«Con la distribución masiva de vacunas, la tasa de mortalidad del COVID-19 disminuirá al mismo nivel que una gripe regular, que hoy es inferior al 0,5 por ciento», manifestó el experto chino.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, bajo investigación y desarrollo hay 182 candidatos a vacunas del COVID-19. Treinta y seis de ellos ya han entrado en fases de ensayos clínicos, incluidos nueve que avanzan dentro de los ensayos de fase 3.

Colaboración especial: El Pueblo en Línea

Logotipo Pueblo en Línea

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here