China es un país sorprendente. La civilización inventora del papel, la imprenta o la brújula no deja de desafiarse para seguir siendo la número 1 del mundo.

En mi reciente viaje a este gigante de 9.600.000 km2 y de casi 1.400 millones de habitantes, tuve el gran privilegio de vislumbrar que la China del futuro ya es una realidad en la Zona de Innovación de Jinan, capital de la provincia de Shandong. Cuenta con 30.000 empresas y abarca más de 300 kilómetros. Aquí, se ubica una de las mayores computadoras que compite por ser la más rápida del planeta y en colaboración con 16 universidades, se desarrolla la investigación y los nuevos avances en alta tecnología en múltiples áreas como la industria, la biomedicina o el transporte.

Sin embargo, el “Renacimiento”, el tren más rápido de China, que alcanza los 350 km/h se fabrica en la ciudad costera de Qingdao. La compañía CRRC Sifang es líder mundial del sector con una producción de 1.600 trenes de alta velocidad al año y muy pronto batirán su propio record.

Y es que en China todo se hace a lo grande. Lo que los chinos llaman aldeas son, en realidad, localidades pobladas de rascacielos como San Jian Xi, de 3.000 habitantes, destacado ejemplo del programa para la reducción de la pobreza del gobierno chino. El 80% de sus campesinos han dejado la tierra para trabajar en la creciente industria de la zona, y para aquellos que continúan en el entorno rural, se desarrollan otros programas de empleo o de fomento del turismo.

Entre los más de 50.000 turistas de este año, tuve el honor de ser la primera española y europea en visitar la “Bella aldea” de Shi Zi Kou. Sus entrañables mujeres venden sus productos con un código QR para recibir aportaciones a través del móvil. Sin duda, China se supera a sí misma y se abre al mundo cada vez más.

Monica Fraile

2 COMENTARIOS

  1. Muchas gracias Monica por mostrar a través de tus ojos y corazón, esta magnifica e interesante experiencia vivida en China. Para ti fue un honor, para ellos, un maravilloso regalo conocer un Ser Humano como tú. Gracias por ser y estar.

    • Gracias por tus cariñosas palabras. Es una gran satisfacción comprobar que otros pueden percibir a través de mis ojos y mis palabras. Para mí comunicar es un gran regalo y lo ejerzo siempre con responsabilidad y respeto.

      Un saludo

      Mónica Fraile Martínez

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here