En un estudio reciente, escrito por un grupo de investigadores, se enumeran los principales procesos que ocurren en el interior del organismo con el paso del tiempo. Son factores inevitables que pueden ser más o menos acusados según la genética o el estilo de vida que lleve la persona en cuestión. 

1. Daños en el ADN

El ADN es parecido a un código que se va transmitiendo entre las células. Y con la edad se incrementan los posibles errores que pueden presentarse durante el traspaso de información.

Este fenómeno, denominado como la “inestabilidad genómica”, es relevante cuando el daño en el ADN afecta las funciones de las células madre, poniendo en riesgo su rol de renovar los tejidos.

2. Desgaste de cromosomas

Las cadenas de ADN tienen en sus extremos una capas protectoras llamadas “telómeros”. Cuando envejecemos, se van desgastando, dejando a los cromosomas sin protección. 

Este hecho causa que no se repliquen correctamente  lo cual resulta problemático. 

Los investigadores han asociado el deterioro con el desarrollo de enfermedades como la fibrosis pulmonar y la anemia aplásica, donde diferentes tejidos pierdan su capacidad regenerativa.

3. Se altera la expresión de los genes

Los procesos epigenéticos dictan de qué manera se debe expresar el ADN señalando a cada célula cómo debe comportarse. Los años y los hábitos de vida pueden alterar la forma en que se dan las instrucciones epigenéticas, provocando que las células se comporten de manera distinta a como deberían hacerlo.

4. No se renuevan las células

Nuestro organismo tiene la capacidad de prevenir la acumulación de componentes “dañados” y asegurar la renovación continua de nuestras células.

Esa facultad, sin embargo, disminuye con los años. Así, en las células se van acumulando proteínas inservibles o tóxicas que en algunos casos están relacionadas con enfermedades tales como el alzhéimer, el parkinson y las cataratas.

5. Descontrol en el metabolismo de las células

El paso del tiempo hace que las células pierdan su capacidad de procesar sustancias como las grasas y los azúcares.

6. No funcionan las mitocondrias

Las mitocondrias proveen de energía a las células, pero con los años pierden su eficacia. Y si no funcionan correctamente pueden causarle daño al ADN.

7. Células zombies

Cuando una célula acumula muchos daños, lo que hace es detener sus ciclos, con lo cual se evita producir otras células defectuosas, pero al mismo tiempo acelera su propio envejecimiento.

Este envejecimiento, a su vez, puede causar otros daños relacionados con el paso de los años a nivel celular.

8. Cansancio de las célula madre

La disminución del potencial regenerativo de los tejidos es una de las características más evidentes del envejecimiento.

Las células madre se agotan con el paso del tiempo y dejan de cumplir su función regenerativa. Estudios recientes sugieren que rejuvenecer las células madre podría revertir la forma en la que se manifiesta la vejez en el organismo.

9. Sin comunicación intracelular

Las células están en constante comunicación entre ellas, pero con el paso del tiempo esa capacidad va disminuyendo. Este hecho causa que aumenten las inflamaciones, que a su vez impiden que otras células se comuniquen.La falta de comunicación también se traduce en que disminuyan las alertas sobre la presencia de agentes patógenos y células malignas.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here