El estudio de María José Bro
María José Bro posa en su estudio

María José Bro, directora de “Por Amor al Arte” en Radio Internacional de España

Es posible crear un estudio de pintura en prácticamente todo tipo de lugares: una casa, un piso, un patio, un local, un almacén o un garaje. Si eres pintor ya lo sabes. Si estás empezando busca tu espacio, a ser posible con luz, y deja volar tu imaginación. Enseguida, se llenará de material y objetos más que necesarios.

ESPACIO PROPIO

El estudio de un artista es un lugar de inspiración donde se pasan las mejores horas creando y dándolo todo. Es un espacio físico necesario para desarrollar la creatividad. Y es que, además de pintar, debe permitir guardar las herramientas necesarias: caballete, pinceles, tubos de pintura, mesas supletorias donde apoyar los útiles, zona donde preparar los soportes, espacio de enmarcación, lugar para gestionar tus obras ya finalizadas, zona de embalaje…

Por ello, para todo pintor, aunque crea no necesitar este maravilloso espacio propio, es muy recomendable poder disponer de él. La organización y distribución del estudio de un artista es fundamental.

ORDEN Y DISTRIBUCIÓN

Aunque yo nunca lo he conseguido al cien por cien; la limpieza, el cuidado y el orden juegan un papel muy importante. Puesto que estos factores intervienen directamente en la productividad y en el propio bienestar del artista.

Por este motivo:

-Es de gran ayuda asignar de manera lógica armarios, estanterías o mesas a un determinado tipo de material o zona de trabajo.

-En el caso de la pintura, te ayudará a visualizar más rápido la gama de colores disponibles y explotar al máximo la creatividad.

¿Quién no se siente inspirado cuando ve una estantería de pinturas ordenadas y pinceles limpios listos para ser utilizados?

La paleta es una herramienta fundamental del pintor.
La paleta es una herramienta fundamental del pintor.

ASPECTO LÚDICO

Finalmente, y ante todo, un estudio de pintura debe ser un lugar donde vayas a pasártelo bien. Por este motivo elimina los ruidos o distorsiones que no te dejen trabajar con tranquilidad. Ya que el arte requiere concentración, dedicación, paciencia y mucho mimo.

Y si te falta inspiración o estas bloqueado, tómate un respiro. Pon música (no sabes lo mucho que ayuda, sobre todo si trabajas solo) disfruta y deja volar tu imaginación.

Una buena gestión del tiempo es importante, pero ya verás cómo este se pasa volando. Cuando menos te lo esperas te das cuenta que llevas tres horas concentrado sin pensar nada más que en tu cuadro, dibujo o escultura.

A continuación, os presentamos algunos estudios de artistas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here