En 2006, un informe del Foro Económico Mundial (WEF) auguró que una letal pandemia mundial de gripe sería una de las mayores amenazas para la humanidad en los próximos años.

El pasado año, lo que los expertos temían durante mucho tiempo, se materializó en la medida que el aumento de la globalizada movilidad facilitaba la propagación del nuevo coronavirus.

El WEF acaba de publicar los resultados de su nuevo Informe Global de Riesgos, destacando los mayores desafíos que podría afrontar el planeta en la próxima década. ¿Cuáles son?

Amenazas a corto plazo (próximos años)
Amenazas a corto plazo (próximos años)

En los próximos dos años se espera que las «crisis de los medios de vida» sean los mayores problemas a los que se enfrente la humanidad, y los costos humanos y económicos de la pandemia sean significativos. La encuesta del WEF indica que la brecha de pobreza entre las naciones más ricas y pobres se ampliará y que las sociedades se fragmentarán cada vez más como resultado del aumento del desempleo y el daño a la educación, debido al cierre a largo plazo de las escuelas. 

Se espera que las naciones más ricas verifiquen grandes saltos en la digitalización, con sus empresas moviéndose a la modalidad en línea y sus fuerzas de trabajo laborando desde casa. Sin embargo, es poco probable que los países más pobres puedan emular estos avances digitales, lo que significa que la desigualdad digital aumentará. Las relaciones internacionales también podrían deshilacharse a medida que las naciones priorizan sus propios intereses para tratar de recuperarse lo más rápidamente posible de los estragos de la pandemia.

Riesgos a medio plazo ( de 3 a 5 años).
Riesgos a medio plazo ( de 3 a 5 años).

El efecto del impacto de la pandemia podría ser sísmico. Si bien la aceleración de la digitalización podría proporcionar enormes beneficios para la sociedad, también conlleva el riesgo de una dependencia excesiva de la tecnología y las herramientas en línea para tomar decisiones que antes tomaban los seres humanos. El aprendizaje automático y los sofisticados algoritmos se están utilizando a una mayor escala para diagnosticar problemas de salud, elegir inversiones, evaluar los logros educativos e incluso predecir probabilidades de criminalidad.

También la dependencia de los algoritmos a la hora de tomar decisiones podría ser peligrosa si se basan en datos históricos imprecisos o que ya no son relevantes. La gran cantidad de datos producidos preocupa. El WEF teme que puedan ser utilizados con fines maliciosos por individuos o grupos no estatales para difundir contenido peligroso y desinformación a escala global. WEF detalla que las campañas de desinformación han aumentado en un 150 por ciento en los últimos dos años y que es muy probable que esa cifra aumente.

Riesgos a largo plazo ( de 5 a 10 años).
Riesgos a largo plazo ( de 5 a 10 años).

La creciente competencia entre algunas de las naciones más ricas del mundo trae consigo la amenaza de guerra durante la próxima década, afirma el informe del WEF. Aquellas naciones con influencia económica creciente que podrían proporcionar vías alternativas en materia de tecnología, comercio y seguridad, podrían verse obligadas a alinearse con una sola superpotencia global en lugar de asumir una estrategia mundial equilibrada y mantener relaciones cordiales con todos los factores del orbe.

De acuerdo a los encuestados, podría ser catastrófico convivir en un panorama político cambiante y con relaciones cada vez más fragmentadas entre las naciones. El vacío de instituciones sólidas o reglas claras significaría que con más frecuencia podrían estallar enfrentamientos de conflictos por pleno derecho. 

Colaboración especial: El Pueblo en Línea

Logotipo Pueblo en Línea

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here