En esta semana en la que se ha celebrado el Día internacional de los museos, es de vital importancia observar cómo está cambiando la forma de disfrutar de ellos.

Atravesamos una época en la que las puertas de los grandes museos del mundo están cerradas, sin embargo, eso no significa que no podamos seguir visitándolos, pues gracias a la tecnología inmersiva, podemos ser capaces de visionar las mayores creaciones artísticas con un solo clic.

BIENVENIDOS A LA ERA DIGITAL

Los museos son fuentes culturales que reciben el reclamo de miles de personas de todo el mundo. La globalización ha conseguido que estos lugares sean uno de los principales motivos del turismo internacional.

Por ello, han sido muchos los museos que han decidido digitalizar sus colecciones, con la intención de llegar a un mayor público. Estas series de obras digitalizadas ofrecen una nueva forma de acceder a ellas, es más, muchas de ellas no podrían verse de forma presencial, pues su exposición física es limitada y pone en peligro al objeto original. 

Exposición «Paseando con Gaudí» en Barcelona

La tecnología inmersiva ha entrado en escena no solo para satisfacer virtualmente a los amantes de las obras de arte, sino para dar comienzo a una nueva forma de visitar estos museos, surgiendo la aparición de una dimensión interactiva.

El cierre de los museos con motivo de la pandemia mundial del Coronavirus no ha terminado con el interés de las personas que los visitaban, es más, las visitas online han subido exponencialmente durante el periodo de cuarentena.

La colección online del Museo Británico aumentó de aproximadamente de 2.000 visitas diarias a 175.000 cuando comenzó todo el proceso de confinamiento. Durante estos meses, el museo ha llegado a tener una media de 75.000 visitas diarias.

Entrada del Museo Británico

La visita virtual de la Galería Courtauld recibió un 723% más de visitantes durante estos días donde la población se ha mantenido encerrada en sus casas.

El Museo Van Gogh de Ámsterdam lanzó también en esta línea la acción We bring the Museum to You, con una serie de recursos online, y en su canal de YouTube podemos ver las visitas a la galería en videos 4K.

VENTAJAS DE LA VISITA VIRTUAL

El gran porcentaje de la población que visita de forma frecuente los museos admite experimentar una sensación única tras encontrarse frente a frente con algunas de las piezas que forman parte de la historia del arte.

No obstante, la posibilidad de observar un cuadro de forma virtual, ofrece posibilidades que de forma física serían imposibles.

Por ejemplo, La Mona Lisa es, sin duda, uno de los cuadros más famosos del mundo, así son más de 20.000 las personas que pasan a visitarlo en un solo día. El museo lo mantiene a distancia, detrás de un cristal protector. Con esta experiencia de realidad virtual, podemos verla cara a cara.

El documento Mona Lisa: Beyond the Glass es una colaboración entre el Museo Louvre y el programa HTC Vive Arts. Aquí, el espectador explora detalles invisibles a simple vista y revela más información sobre las técnicas del pintor y la identidad de su modelo.

Por otro lado, también contamos con la posibilidad de de explorar un museo totalmente virtualizado. Al contrario que lo comentado anteriormente, The Virtual Reality Museum of Fine Arts no es un museo real.

Se trata de una aplicación gratuita que muestra algunas de las obras más famosas del panorama artístico. Las esculturas y cuadros están increíblemente detalladas, teniendo la posibilidad de acercarte a verlas todo lo que desees.

REALIDAD AUMENTADA EN LOS MUSEOS

La realidad aumentada consiste en una proyección de imágenes o sonidos virtuales que complementan la realidad, pudiéndolo ver a través de un dispositivo móvil.

Está siendo cada vez más normal que muchas galerías y museos incorporen esta realidad aumentada para ofrecer al usuario una experiencia única y y novedosa.

La realidad aumentada se puede integrar en los museos de muy diversas maneras, pero mayoritariamente se utiliza para ofrecer una explicación extra sobre lo que ven los visitantes.

Ejemplo de realidad aumentada con «La noches estrellada de Van Gogh

Otras exposiciones se centran en las creaciones de artistas digitales. Son piezas que se apoyan en la tecnología para añadir una nueva dimensión a las obras. Imagina un cuadro de una catarata en el que, al añadirle realidad aumentada, se pudiese ver cómo fluye el agua. 

Además, la realidad aumentada para museos no tiene por qué limitarse a las piezas que se exponen. También puede implementarse en los folletos y guías que se entregan a los visitantes, o incluso en la propia página web, para atraer más clientes a sus instalaciones físicas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here