La cocina ideal es un concepto relativo. Afortunadamente, es distinto para cada persona. Ahí radica lo hermoso de la profesión. Porque lo importante es adaptarse a los gustos de cada usuario.

Pocos pueden diseñar y construir su vivienda a su gusto. Adquiridas, generalmente, según un diseño establecido, nunca es el que más nos gustaría. El propio arquitecto se encuentra con limitaciones cuando crea una vivienda, incluso cuando es un encargo directo del futuro propietario.

CAMBIO DE PARADIGMA
El tradicional triángulo lavado-cocción-conservación se está quedando relegado. Se trata de un concepto individualista, que olvida tanto el valor de “compartir”como su potencial comunicativo de sala de estar y reunión que tanto nos gusta en Davinia.

Para esa función de compartir-comunicar que tiene la cocina, las estancias cuadradas son las más agradecidas. En este sentido, la parte central, tipo isla o península, es una área amplia de intersección e interrelación. Se trata del núcleo de toda la estancia donde se ubica la zona de trabajo. Ahí es donde las personas compartimos y nos situamos frente a frente.

Precisamente, desde finales del siglo XX, lo más hermoso que le ha sucedido al mundo del diseño de las cocinas es el hecho de compartir el trabajo en una zona denominada como tal. Ahí es donde se invita a aproximarse, participar y comunicarse. Sin duda, compartir y comunicar el trabajo es un objetivo muy hermoso.

DISTRIBUCIÓN
Alrededor de ese núcleo, bien planificado ergonómicamente, situamos las zonas de cocción y lavado, combinadas con el almacenamiento. No muy lejos, se encuentran las zonas de conservación de alimentos.

En este sentido, las modernas técnicas constructivas, los avances en los electrodomésticos y los sistemas de extracción y ventilación, colaboran y hacen más sencillo de ejecutar este nuevo concepto:

MOBILIARIO: Además de estéticos y acorde a nuestro gusto, los muebles deben ser: robustos, impermeables y de fácil limpieza, con los menores apéndices posibles, y sin recovecos ni zonas rectas de complicado acceso.

EXTRACCIÓN: Preponderancia clara de sistemas extractivos de calidad: cajones, gavetas o baldas movibles frente puertas abatibles, en los muebles bajos y en despensas.

ENCIMERAS: Encimeras duraderas, resistentes a arañazos, a golpes y a líquidos corrosivos, impermeables, ignífugas, y de fácil limpieza que son ya mucho más asequibles económicamente.

GUSTO POR LA ESTÉTICA
Todas estas características serán posibles únicamente con elementos de verdadera calidad y un buen asesoramiento. Para ello es imprescindible contar con un diseñador formado, actualizado y especializado, que sea atento y tenga vocación de excelencia en el servicio.

En Davinia disponemos de uno de los mejores equipos de Europa que han sido galardonados por las empresas del sector. Contamos con una amplia exposición donde conocer las últimas novedades. Allí será un placer recibirles.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here