El destino de una nación

Raul Sanchez Pool

0
14

Juan Guaidó se ha presentado ante el mundo para proclamarse el presidente interino de Venezuela, ante el vacío legal provocado por un régimen que busca perpetuarse en el poder.

Este hecho sucede en un contexto donde el país lleva años sumido en una profunda crisis económica frente a la cual, y hasta ahora, las potencias internacionales habían hecho oídos sordos.

En este tiempo 2,3 millones de venezolanos han emigrado del país en los últimos años, según los datos que maneja la ONU. En una población de casi 30 millones de habitantes esta cifra es demoledora.

Y constituye toda una paradoja el hecho que esta crisis migratoria y humanitaria se produzca en Venezuela, un país que dispone del 17,9% de las reservas probadas de petróleo mundiales. 

Sin embargo, su producción de crudo ha caído en los últimos 30 años. 

Y, aunque sus 303,200 millones de barriles de reservas, superan a las de Arabia Saudita, gran parte de su petróleo es muy pesado, lo que hace que sea muy costoso de extraer, según señala la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

La falta de inversiones y el clima de inestablidad del país han contribuido a que su producción se haya hundido, cayendo a su nivel más bajo en 30 años.

Respecto a su situación económica, y según el FMI solo nueve países, la mayoría en guerra, han vivido en el siglo XXI una depresión comparable.

En los 19 años que llevamos de este siglo XXI, pocos países han experimentado recesiones tan profundas como la de Venezuela.

Entre 2013 y 2017 su PIB ha caído un 37%. Y, si las previsiones del Fondo se cumplen, el desplome llegará hasta el 60% si se contabiliza la década negra que va desde 2013 a 2023.

En este sentido, no hay ni un solo país entre los que analiza el FMI con unas previsiones tan negativas. 

Sin embargo, en este contexto tan catastrófico, ha surgido una esperanza representada en la figura de Juan Guaidó. Su valentía, osadía y fuerza han llamado la atención del mundo.

Guaidó ha conseguido que la comunidad internacional se posicione. Y este hecho, no siendo el más prominente líder de la oposición al régimen liderado por Nicolás Maduro, tiene su mérito. 

Con la mayoría de los opositores encarcelados el presidente de la Asamblea ha conseguido el apoyo internacional. Siendo muy explicíto, en el caso de Estados Unidos y el grupo de Lima, que representa a la mayoría de los países de Latinoamérica.

No ha sido unánime porque vivimos tiempos donde los intereses de los potencias están por encima de la libertad de elección de los pueblos. 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here