El gigante chino de la construcción aterriza en Zamora para abrir su gran planta europea

0
41

China National Building Material ha comprado una antigua fábrica en Toro, donde establecerá una planta de tecnología de la construcción que abastecerá al sur de Europa

El presidente de CNBM y su homólogo en BHS, César Ramirez Martinell, en la firma del acuerdo marco el pasado noviembre.

En un momento en el que la despoblación de gran parte de España ha entrado en campaña electoral, también surgen pequeñas historias de las que se pueden sacar grandes conclusiones sobre qué se puede hacer para evitar que los pueblos del interior de España se queden vacíos.

Una de esas historias ocurrió este mismo jueves en Toro, municipio de Zamora que, como tantos otros de Castilla y León, está sufriendo con fuerza la marcha de sus habitantes, con uno de cada 10 vecinos abandonando cada año la localidad, lo que ha llevado a su población censada a caer por debajo de los 9.000 habitantes, cifras nunca vistas desde los años cuarenta.

En medio de esta crisis poblacional, la liquidación de Pevafersa, empresa dedicada a la producción de paneles solares, que llegó a ser una de las líderes del país en su sector y un motor de empleo del municipio, con más de 200 puestos de trabajo, fue un doble bofetón para los habitantes de Toro.

Sin embargo, desde el pasado jueves, la esperanza vuelve a reinar en esta localidad zamorana, que ha visto cómo una de las mayores empresas de materiales de construcción del mundo, el gigante asiático China National Building Material (CNBM), ha cerrado la compra de las instalaciones de Pevafersa para establecer su cuartel general del Viejo Continente.

CNBM ha pagado por este complejo industrial, de 34.000 metros cuadrados de naves y oficinas, algo más de seis millones de euros, cifra que es solo la punta del iceberg de un proyecto mucho más ambicioso.

La tecnología, llevada a la construcción

El gigante chino se ha aliado con la empresa Barcelona Housing Systems (BHS), especialista en tecnologías de la construcción, para producir en esta planta de Toro estructuras de acero ligero y paneles prefabricados con los que abastecer todo el sur de Europa en la construcción industrializada de viviendas.

De hecho, los dos socios prevén invertir, de forma inmediata, 15 millones de euros en acondicionar todo el complejo para poder fabricar los componentes necesarios para 500 viviendas, celeridad que responde, en parte, a que ya hay un contrato con una empresa sueca para suministrar los componentes de las primeras viviendas.

A corto plazo, el objetivo es alcanzar una producción de 4.000 viviendas al año y consolidarse como referencia europea del ecosistema que se está creando en torno a la construcción industrializada de viviendas, cuyas nuevas técnicas permiten reducir los tiempos y los costes, manteniendo los nuevos estándares de sostenibilidad y eficiencia energética.

Aunque el cierre de la operación ha sido esta misma semana, los cimientos se asentaron el pasado noviembre, en el Palacio de la Moncloa, en el encuentro que mantuvieron el presidente del grupo chino, Song Zhiping, y el presidente de BHS, César Ramírez Martinell.

Esta reunión se celebró en el marco de la visita realizada a España por el presidente de la República Popular China, Xi Jinping, y fue la culminación de meses de negociaciones dirigidas a conseguir reflotar el otrora principal yacimiento de empleo de Toro, las instalaciones de Pevafersa.

Los cimientos de esta compra se asentaron el pasado mes de noviembre en el marco de la visita del presidente chino Xi Jinping a la Moncloa

Aunque ha sido José Antonio de la Torre, de la firma de servicios profesionales Crowe, quien ha liderado las conversaciones entre CNBM, BHS y los administradores concursales de Pevafersa, detrás del éxito de esta operación también está una larga cadena de esfuerzos, tanto públicos como privados, dirigidos a salvar un motor económico de una región deprimida.

La visita oficial de Xi Jinping a nuestro país fue el broche de oro de un esfuerzo colectivo en el que, como pocas veces ocurre, apostaron por defender el mismo objetivo tanto las administraciones —local, regional y nacional— como patronal y sindicatos, que en reiteradas ocasiones han mostrado su interés en conseguir que algún industrial se hiciera cargo de las instalaciones de Pevafersa.

Por otro lado la firma IBC & Partners, está contemplando la instalación de una futura fabrica de baterías para automóvil, con un importante grupo industrial chino líder mundial en esta actividad en el mismo municipio, y en el mismo polígono industrial, en palabras expresadas por su Vicepresidente, Enrique de Areba, con el objetivo de revitalizar una zona industrial deprimida de nuestro país.

Porque tras este tipo de inversiones llega el empleo y, con él, la esperanza de que estos pueblos puedan frenar su despoblación. 

En el caso de Toro, el nuevo inversor chino promete crear primero 100 empleos y aspira a llegar hasta los 500 en un plazo de cuatro años, cuando toda la planta esté a pleno rendimiento.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here