El grupo Samsung lamentaba el pasado 25 de octubre el fallecimiento de su presidente Lee Kun-hee a los 78 años de edad. No en vano, fue el responsable de transformar un modesto negocio familiar logró convertirse en el mayor conglomerado empresarial de Corea del Sur.

Hoy en día es una compañía valorada en 249.600 millones de euros cuyas exportaciones suponen el 20% del PIB (1.470.168 M.€) de la cuarta economía de Asia.

ÉXITO EMPRESARIAL

Conocida en la mayor parte del mundo por sus modelos de smartphones, Samsung en Corea del Sur construye barcos, casas, hoteles y hospitales, comercializa seguros de vida y gestiona parques temáticos y campos de golf.

Y es sinónimo de innovación en el campo del digital signage. Su asociación con el estudio de diseño d’strict, con sede en Seúl, ha llevado a la señalización digital a otro nivel por medio de un contenido llamativo y el uso de la tecnología digital.

ORIGEN MODESTO

Sin embargo, el gigante tecnológico nació en 1938 como un pequeño chaebol (en español, «negocio familiar»). En manos de su fundador, Lee Byung-chul, simplemente era un negocio de exportación de pescado, frutas y verduras. De este modo, Samsung no entraría en el mundo de la electrónica hasta fines de la década de 1960.  

Fue en 1987 cuando el tercero de los hijos de Lee Byung-chul, Lee Kun-hee, asumió el poder. Lo hizo, tal como mandan los cánones, dos semanas después del fallecimiento de su padre. Puesto que en este tipo de empresas familiares coreanas no se puede ostentar el cargo sin previo deceso del anterior presidente.

En 1993, Kun-hee decidió dar un cambio de rumbo al negocio con el objetivo de  internacionalizarlo. Años después, Samsung Electronics se convertiría en una de las marcas de electrónica de consumo más reconocidas del mundo.

Samsung Smart City (Gumi).
Samsung Smart City (Gumi).

SUCESIÓN DELICADA

Hasta su muerte, Lee Kun-hee era el hombre más rico del país con una fortuna estimada en más de 17.300 millones de dólares (unos 14.838 millones euros), según la revista Forbes. Sin embargo, hacía seis años que ya no estaba al frente de Samsung. Ya que, en 2014, fue ingresado en un hospital de Seúl a causa de un infarto que le dejó incapacitado.

Su hijo y vicepresidente (del grupo) Jay Y.Lee, conocido como Lee Jae-yong, ejercía desde entonces como presidente de facto. No obstante, y recién nombrado, Lee Jae-yong se encuentra en una posición delicada debido a sus problemas con la justicia.

En este sentido, encara actualmente dos juicios por supuestas prácticas corruptas, incluyendo su participación en la llamada trama de la «Rasputina» surcoreana, que motivó la destitución en 2017 de la entonces presidenta surcoreana, Park Geun-hye, condenada a 32 años de cárcel.

Tsunekazu Takeda, IOC Marketing Commission Chair, Thomas Bach, IOC President, Jay Y. Lee, Vice Chairman at Samsung Electronics, and Dong Jin Koh, President and CEO of IT&Mobile Communications Division at Samsung Electronics, pose for a photo after a signing ceremony to extend their global partnership through to the Olympic Games Los Angeles 2028 (from right).
Tsunekazu Takeda, IOC Marketing Commission Chair, Thomas Bach, IOC President, Jay Y. Lee, Vice Chairman at Samsung Electronics, and Dong Jin Koh, President and CEO of IT&Mobile Communications Division at Samsung Electronics, pose for a photo after a signing ceremony to extend their global partnership through to the Olympic Games Los Angeles 2028 (from right).

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here