FFue un artista figurativo vinculado al estilo Pop Art por su manera de dar el color a sus dibujos.

En 1957,  después de finalizar la carrera de Periodismo, Eduardo Arroyo se exilia huyendo del ambiente que se respiraba en España. Tras una primera etapa como caricaturista, sus coqueteos iniciales con la pintura le llevaron finalmente a ser uno de los representantes más importantes del arte contemporáneo español. 

Arroyo cobró protagonismo en los circuitos creativos a partir de los años 80. 

Actualmente, sus obras cuelgan en los más reputados museos de arte moderno españoles y extranjeros y su talento se extiende a las escenografías teatrales y las ediciones ilustradas. Simultaneó la escritura con la pintura. Aunque ya en 1960 vivía de su labor como pintor, su escasa obra literaria también es reconocida.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here