Elogio del auto sacramental

0

El escritor murciano Manuel Muñoz Hidalgo, barón de Miracampos, ha estrenado el drama litúrgico «Auto de la buena muerte» en la Iglesia De Ntra. Sra. De La Asunción De Alcantarilla, Murcia.

AUTO SACRAMENTAL

Interpretado por el grupo local de teatro y dirigido por el veterano actor José Caride, el evento cultural ha sido organizado por la Archicofradía del Santo Sepulcro y la Hermandad del Cristo de la Buena Muerte. El acto ha contado además con el patrocinio del Ayuntamiento de la ciudad. Al finalizar la representación, el público, que abarrotaba el aforo del templo, premió con repetidas ovaciones la puesta escénica del Auto Sacramental.

UN RECONOCIDO DRAMATURGO

El autor tiene una prolífica trayectoria literaria que está acreditada con varios estrenos y con la publicación de gran parte de su obra teatral, poética y biográfica.

El escritor Manuel Muñoz Hidalgo

En este sentido, ha recibido numerosos reconocimientos como la Orden Primer Grado Cirilo y Metodio, concedida por el Consejo de Estado Búlgaro, el Premio Internacional de Literatura Nikola Vaptzarov, entre otros… Además, el escritor murciano ha estrenado recientemente este nuevo drama litúrgico.

Manuel Muñoz Hidalgo, explica lo gratificante que es que en la tierra donde él ha nacido se haya representado por primera vez una obra suya tan genuina de su dramaturgia, además interpretada por sus propios paisanos.

Respecto a la temática de la obra, manifiesta que las costumbres cambian pero los comportamientos humanos son los mismos con idénticas dudas y contradicciones sobre el bien y el mal, la predestinación, la conciencia, la vida y la muerte.

Cualquier estudioso del auto sacramental le produce curiosidad y lo valora positivamente. Un género de la dramaturgia que ha despertado interés y expectación a lo largo de la historia de España, sobre todo durante el Siglo de Oro.

UN GÉNERO MUY VIVO

Este drama litúrgico, de origen español y único dentro de la cultura mundial, sigue vigente, a pesar de la confusión de la sociedad y el deslumbrante progresismo.

Juan Avellán Herrero

Para el autor el atractivo del Auto Sacramental se encuentra tanto en los personajes arquetípicos como en la riqueza lingüística. Sus versos tienen un fuerte contenido alegórico y simbólico. Y como trasfondo, el poder político y la religión que actúan por intereses comunes cuando les conviene.

Estas estructuras dramáticas todavía permanecen y se imitan para que el espectador, auténtico soberano del teatro, pueda juzgar y sacar sus propias conclusiones.

Eduardo Guaylupo

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here