El respetable doctor Enrique Favez guardaba un secreto. Nacido en Suiza, en 1791, había estudiado medicina en Francia y había sido médico de guerra y soldado en el frente de campaña de Napoleón. En 1823, después de cruzar el océano para buscar mejor fortuna, ejercía como renombrado cirujano en Santiago de Cuba donde se había casado por la iglesia con una lugareña, Juana de León.
Sin embargo, el 6 de febrero de 1824 sería llevado a los tribunales de Santiago de Cuba donde un grupo de médicos le amenazaba con practicarle el examen físico ordenado por el juez. En el mismo se concluyó que la persona examinada “se hallaba dotada de todas las partes pudendas propias del sexo femenino”, por lo que era “real y perfectamente mujer”.
El doctor Enrique era, en realidad, Enriqueta Favez.

LA PRIMERA DOCTORA DE AMÉRICA
El historiador cubano Julio César González Pagés, autor del libro “Por andar vestida de hombre”, es el mejor conocedor de la apasionante vida de este personaje real, la primer mujer en ejercer la medicina no solo en Cuba, sino también en América Latina.


Pero también su relación con Juana de León y la boda de ambas ante los altares las convirtieron en “las primeras mujeres que se casan bajo los oficios de la iglesia en toda Hispanoamérica”, señala González Pagés.


Sin embargo, más tarde fue la propia Juana quien entregó a su esposo a las autoridades. En este punto el historiador cree que lo hizo por miedo.”Si en el siglo XXI, asumir la sexualidad es algo que todavía cuesta en muchos lugares de América Latina, imagina en el siglo XIX. Es una decisión contradictoria la de Juana de León, pero comprensible”, asegura.

DE ENRIQUETA A SOR MAGDALENA
Tras el largo proceso judicial, “el más escandaloso de Cuba en el siglo XIX”, según Pagés, Enriqueta Favez fue expulsada de forma definitiva de todos los territorios de España en América.


Más tarde se convertiría en Sor Magdalena, la monja médico que atendería a los enfermos en la congregación de las hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl hasta su muerte acaecida en 1856.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here