Entrevista a Gerardo Oter, propietario del restaurante Pez Fuego

0

¿Cuál es la trayectoria de Gerardo Oter?

Llevo en esta profesión desde los 18 años y he abierto 25 restaurantes.

¿Cuál ha sido la clave para triunfar?

Trabajar sin horarios. Luego te tiene que gustar, tienes que dominar el sector y no tener prisa nunca por hacer las cosas bien. Y el respeto a los clientes.

¿Cómo surge Pez Fuego?

A partir de una idea estupenda que a los clientes les gusta mucho. Unas parrillas de carbón, donde se asa todo el pescado y parte de la carne y verduras.

Uno de los salones con los que cuenta el Pez Fuego

¿En qué momento se encuentra?

Este tipo de negocios vive más que nada de la empresa, pero los fines de semana y las fiestas señaladas vivimos mucho de las familias. Las familias en Madrid cada vez salen más.

¿Cuáles son sus especialidades?

Pescados, carnes, verduras y mariscos.

¿En cuántos ambientes está dividido?

En cuatro. Hay una zona de copas en la entrada del local, tenemos una terraza en verano, una sala central, un salón individual, que es un tipo de privado con capacidad 20 o 30 personas.

¿Cómo es vuestro horario?

Nosotros abrimos todos los días de la semana a partir de las 12:30 de la mañana e ininterrumpidamente hasta las 2:00 de la noche.

¿Tenéis carta por temporada?

Nuestra carta varía cada estación del año. Ahora por ejemplo, hemos empezado con la jornada del centollo, y cada estación del año hacemos una jornada, dependiendo de la época.

¿Algún plato especial para estas navidades?

Ostras, angulas, rodaballo, besugo, lenguado y cabracho a la brasa.

El Pez Fuego tiene como especialidad una gran variedad de pescados y mariscos

¿Cómo trabajáis en estas fechas?

El mes de diciembre trabajamos bastante bien, Abrimos todos los días menos el 24 por la noche. Incluso el 31 por la noche damos cenas como un día normal.

¿Que plato le prepararias si viniera por aquí?

El papa Francisco: un bisquet de langosta, una verdura a la parrilla y un cabracho a la brasa. De postre le daríamos un sorbete de maracuyá.

Donald Trump: un jamón de bellota con pan tumaca, una crema de boletus y un villagodio a la brasa. De postre, un arroz con leche a la asturiana.

Melania Trump: una ensalada con algún alga verde, una crema de carabineros y un besugo a la brasa. De postre le daríamos mango natural.

Felipe VI: le tenemos de cliente en algunos locales nuestros. Le daríamos un bisquet de andaricas, unas alcachofas a la parrilla y luego un lomo de wagyu. De postre, un suflé de queso iriazabal.

Reina Letizia: unas ostras, una crema de hinojo calentita y un lenguado a la brasa. De postre, Crêpes Suzette.

Disfrute de más información visitando la web pinchando aquí.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here