Imagen cedida por la Asamblea Nacional de Ecuador del presidente ecuatoriano, Guillermo Lasso (frente), pronunciando un discurso luego de tomar juramento a su cargo durante una ceremonia en la Asamblea Nacional de Ecuador, en Quito, capital de Ecuador, el 24 de mayo de 2021. El ex banquero Guillermo Lasso, de 65 años, juró el lunes el cargo como presidente de Ecuador para el periodo 2021-2025 en una ceremonia en la Asamblea Nacional ante la presencia de cientos de invitados especiales y mandatarios extranjeros. (Xinhua/Asamblea Nacional de Ecuador).
Imagen cedida por la Asamblea Nacional de Ecuador del presidente ecuatoriano, Guillermo Lasso (frente), pronunciando un discurso luego de tomar juramento a su cargo durante una ceremonia en la Asamblea Nacional de Ecuador, en Quito, capital de Ecuador, el 24 de mayo de 2021. El ex banquero Guillermo Lasso, de 65 años, juró el lunes el cargo como presidente de Ecuador para el periodo 2021-2025 en una ceremonia en la Asamblea Nacional ante la presencia de cientos de invitados especiales y mandatarios extranjeros. (Xinhua/Asamblea Nacional de Ecuador).

El ex banquero Guillermo Lasso, de 65 años, juró el cargo como presidente de Ecuador para el periodo 2021-2025 en una ceremonia en la Asamblea Nacional (Congreso) ante la presencia de cientos de invitados especiales y mandatarios extranjeros.

Lasso, del Movimiento Creando Oportunidades, de centroderecha, sucede en el poder a Lenín Moreno, quien se despidió de la Presidencia en un momento de crisis económica, social y sanitaria en el país por el impacto de la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19).

«Sí juro», respondió Lasso ante la pregunta de la presidenta de la Asamblea Nacional, Guadalupe Llori, quien le tomó el juramento y declaró que queda legalmente posesionado como presidente del país.

Posteriormente, Llori colocó a Lasso la banda presidencial entregada por Moreno en el acto, además se impuso al nuevo presidente el Gran Collar de la Orden Nacional al Mérito, el máximo galardón jerárquico al asumir el mando.

Lasso agradeció el gesto y saludó al público visiblemente emocionado, para después firmar su primer decreto con el que asumió la conducción del país, de poco más de 17 millones de habitantes.

Su antecesor Moreno se despidió de la ceremonia al hacer un puño de mano con Lasso y su vicepresidente, Alfredo Borrero, y abandonó la Asamblea Nacional con honores.

Después de la investidura de Lasso, Llori tomó juramento al vicepresidente Borrero, un médico de profesión que desde ahora liderará el plan de vacunación contra la COVID-19.

En su discurso de posesión, Lasso dijo que «hoy se inicia el camino al Ecuador del Encuentro», su postulado durante la pasada campaña electoral que lo llevó a la Presidencia.

«Seré el jefe democrático de un Estado democrático, mi fuerza no nacerá de cuán alto alce la voz para gritar, sino de cuánto escucharé al pueblo antes de hablar», agregó Lasso, quien afirmó que su intención es maximizar la capacidad del Estado para servir a los más pobres.

«Gracias al pueblo ecuatoriano por confiar en mí (…) el poder regresa a los mandantes: el pueblo ecuatoriano», agregó Lasso, con 12 años de carrera política.

Lasso y el vicepresidente Borrero fueron electos en binomio en la segunda vuelta en las elecciones presidenciales realizadas el pasado 11 de abril en Ecuador.

La fórmula presidencial ganó con el 52,36 por ciento al binomio formado por Andrés Arauz y Carlos Rabascall, de la coalición de izquierda Unión por la Esperanza, afín al ex presidente ecuatoriano Rafael Correa (2007-2017), quienes alcanzaron el 47,64 por ciento de los votos válidos.

Lasso destacó que este lunes inicia la era del cambio y ofreció modificar la orientación de las políticas públicas para una mayor inclusión de la sociedad, erradicar la desnutrición infantil y el hambre, en un contexto difícil marcado por la pandemia.

«Hoy recibimos un país con históricos niveles de desempleo, un país que ha deslumbrado por su incapacidad para hacer frente a una pandemia brutal», apuntó el nuevo presidente.

Frente a ello, ofreció que su gobierno responderá en múltiples frentes para combatir la pandemia y acelerar el plan de vacunación contra la COVID-19 en el objetivo de salvar vidas.

Anunció que con la instauración de su gobierno terminan los «caudillos» y aseguró que no perseguirá a nadie durante su administración.

Lasso asumió el poder este 24 de mayo, Día de la Independencia ecuatoriana, en un acto al que asistieron los presidentes de Brasil, Jair Bolsonaro; de Haití, Jovenel Moise, y de República Dominicana, Luis Abinader, además del rey Felipe VI de España.

La presidenta de la Asamblea deseó éxito a Lasso en su gestión y acogió el llamado a la unidad del nuevo presidente para sacar adelante al país.

«Es el momento de priorizar políticas y generar acuerdos por la prosperidad del país», dijo Llori, del movimiento indígena Pachakutik.

En la Asamblea Nacional el partido gobernante apenas tiene 12 escaños de un total de 137, por lo que deberá llegar a acuerdos para viabilizar la aprobación de leyes.

Colaboración especial: El Pueblo en Línea

Logotipo Pueblo en Línea

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here