Japón sigue buscando una solución para la falta de herederos al trono. Partiendo de la base de que no se plantean la modificación de Ley Sálica que impide a las mujeres ascender al trono, surgen iniciativas más variopintas como la adopción de niños. Como requisito, eso sí, se exige que hayan nacido en el seno de alguna de las 11 ramas colaterales de la familia imperial, vetadas desde hace años del trono del Crisantemos por la ley, según ABC.

Los medios japoneses apuntan a que la medida estaría pensada para que el tío del emperador Naruhito, el príncipe Masahito de Hakachi, adopte un heredero con su esposa, Hanako de Hitachi, con quien no ha tenido hijos que perpetúen la exigua línea de sucesión al trono.

Los actuales emperadores Naruhito y Masako de Japón, entronizados en 2019, solo tuvieron una hija, la princesa Aiko, que no podrá subir al trono tras su padre. De ahí que sea el príncipe Fumihito, hermano de Naruhito, el siguiente en la línea de sucesión y, tras él, su único hijo varón, Hisahito. Y, como este último aún no tiene descendencia, el siguiente en la línea de sucesión es el príncipe Hitachi, hermano del antiguo emperador Akihito.

Colaboración especial: El Pueblo en Línea

Logotipo Pueblo en Línea

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here