La Casa Blanca anunció este martes nuevas acciones que incluyen fondos adicionales y una iniciativa que implica la acción conjunta de varias instituciones para frenar el alarmante aumento de la violencia y la discriminación contra los asiáticos-estadounidenses y los isleños del Pacífico (AAPI, por sus siglas en inglés).

«A través de un enfoque de todo el gobierno hacia la justicia racial, los anuncios de hoy son pasos adicionales en el trabajo de la administración Biden para promover la equidad para las comunidades asiático-estadounidenses, los nativos hawaianos e isleños del Pacífico», informó la Casa Blanca.

De acuerdo a una hoja informativa emitida por la Casa Blanca, el presidente Joe Biden «nombrará un director permanente para comandar la Iniciativa de coordinación de políticas en todo el gobierno federal que afectan a las comunidades asiáticas-estadounidenses, nativos hawaianos e isleños del Pacífico «.

Como parte de la nueva iniciativa, la División de Derechos Civiles del Departamento de Justicia volvió a su Iniciativa de Prevención y Aplicación de Crímenes de Odio con la vista puesta en el aumento de los crímenes contra los AAPI.

El FBI también publicará una nueva página interactiva que documente esos crímenes de odio y comenzará a realizar eventos de capacitación para educar a los agentes sobre el reconocimiento y la denuncia de comportamientos anti AAPI.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos proporciona casi 50 millones de dólares al Plan de Rescate Estadounidense para ayudar a las sobrevivientes AAPI de violencia doméstica y agresión sexual.

El Grupo de Trabajo de Equidad Sanitaria contra el COVID-19, fundado en enero, también ha establecido un subcomité sobre factores estructurales de la inequidad y xenofobia en salud pública, destacó la Casa Blanca. Este subcomité se centrará específicamente en combatir el aumento del sesgo anti AAPI durante la pandemia.

La National Endowment for the Humanities también lanzó una biblioteca virtual para ampliar los recursos y proporcionar información sobre la historia de los asiáticos-estadounidenses.

«Con demasiada frecuencia nos hemos vuelto los unos contra los otros», afirmó el presidente Biden en su primer discurso de este mes: «Crímenes de un odio vicioso contra los asiáticos-estadounidenses, que han sido atacados, acosados, culpados y abusados como chivos expiatorios. En este mismo momento, muchos de ellos, que son compatriotas nuestros, estadounidenses, se encuentran en la primera línea de la lucha contra esta pandemia, tratando de salvar vidas, y aún así, se ven obligados a vivir con miedo cuando caminan por las calles de Estados Unidos».

«Está mal, ese comportamiento no es estadounidense y debe parar», subrayó el presidente, y firmó un memorándum ejecutivo condenando y combatiendo el racismo, la xenofobia y la intolerancia anti AAPI.

La Casa Blanca ha enfrentado presiones para que asuma medidas más concretas en la lucha contra la rampante violencia anti AAPI, especialmente a raíz de los tiroteos del 16 de marzo que mataron a seis mujeres asiáticas-estadounidenses en Atlanta.

De Nueva York a San Francisco, personas de diferentes razas y edades salieron a las calles de todo Estados Unidos después de los tiroteos de Atlanta bajo un llamado a detener la violencia anti AAPI que han avivado el miedo dentro del país.

Stop AAPI Hate, organización social sin fines de lucro con sede en California que rastrea incidentes de violencia contra ciudadanos AAPI, confirmó que ha recibido entre marzo de 2020 y febrero de 2021 casi 3.800 denuncias de ataques o abusos contra personas de ascendencia asiática.

«La comunidad AAPI ha soportado un año difícil y desgarrador», indicó la senadora demócrata Tammy Duckworth en un comunicado que sintoniza con la nueva medida de la Casa Blanca: «Y no hay dudas de que nuestra comunidad aún está en riesgo».

Colaboración especial: El Pueblo en Línea

Logotipo Pueblo en Línea

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here