El estudio del FMI encontró que la correlación entre la corrupción, medida a partir de los índices de percepción de la misma, y los ingresos fiscales, calculados como parte del PIB, se produce tanto en los países de bajos ingresos como en las economías emergentes. 

Un informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre la relación que existe entre la corrupción y los ingresos fiscales de los gobiernos revela que este flagelo tiene un impacto significativo en las cuentas públicas.

Según Paolo Mauro, subdirector del Departamento de Asuntos Fiscales del FMI, estima que  llega a suponer un 4% del Producto Interior Bruto (PIB).

más recursos

Mauro asegura que el ingreso fiscal promedio para América Latina es del 26,5% del PIB. Si todos los países mejorasen sustancialmente en el control de la corrupción, significaría pasar de 26% a 30%, “por lo que habría muchos más recursos para gastos productivos”.

Hay que destacar que en 2018, todo el gasto en educación de Perú fue de 3,9% del PIB y en países como México y Brasil son del 5% y 6%, respectivamente.

consejos del fmi

Para solucionar este gran problema, el FMI recomienda, dar transparencia a las cuentas fiscales y publicarlas todas.

En ese sentido, por ejemplo, el estudio destaca el caso de Brasil, donde los resultados de las auditorías municipales han demostrado tener un impacto significativo en las perspectivas de reelección de las autoridades, especialmente en aquellos lugares donde existen emisoras de radio locales. Un tercer consejo, es aplicar la digitalización de los procesos.

Sin embargo, las mejoras en la lucha contra la corrupción no ocurren de la noche a la mañana y suelen tomar muchos años de esfuerzos constantes. En este sentido, dentro del estudio, se  destacan dos casos ejemplares: Georgia y Ruanda, en los que lograron aumentar la recaudación fiscal en 13 y 6 puntos porcentuales del PIB en unos pocos años.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here