La pandemia será un arma política para que se impongan regímenes de vigilancia y cuarentenas biopolíticas. Así lo asevera el filósofo surcoreano Byung-Chul Han. Nacido en Seúl (1959), Chul Han estudió Filosofía, Literatura y Teología en Alemania, país donde reside en la actualidad. Desde que se iniciaron estos tiempos de incertidumbre escribe sobre las consecuencias sociales y políticas del Covid-19.

BIOVIGILANCIA

Así, el filósofo surcoreano advierte que con la pandemia nos dirigimos hacia un régimen de vigilancia biopolítica. “El choque pandémico hará que la biopolítica digital se consolide a nivel mundial dando lugar a una sociedad disciplinaria biopolítica en la que también se monitorizará constantemente nuestro estado de salud”.

En la distopía “1984” de George Orwell la pantalla de la televisión te observa y todo el mundo espía a todo el mundo.

En este sentido también se posiciona el escritor e historiador Yuval Noah Harari (1976). EL autor de Sapiens, Homo Deus y 21 lecciones para el siglo XXI afirma que la epidemia podría marcar un hito importante en la historia de la vigilancia. No solo porque podría normalizar el despliegue de herramientas de vigilancia masiva en países que hasta ahora las han rechazado, sino aún más porque significa una transición dramática de la vigilancia “sobre la piel” a “bajo la piel“, destaca Noah Harari en su artículo titulado “El mundo después del coronavirus”.

SUPERVIVENCIA

En estos tiempos tan difíciles, sobrevivir se convierte en un propósito absoluto. “En una sociedad de la supervivencia se pierde todo sentido de la buena vida. El placer también se sacrificará al propósito más elevado de la propia salud” asevera el filósofo surcoreano.

“Lo importante no es mantenerse vivo sino mantenerse humano.” George Orwell

En nuestra histeria por la supervivencia, continúa Chul Han, olvidamos por completo lo que es la buena vida. “Por sobrevivir, sacrificamos voluntariamente todo lo que hace que valga la pena vivir, la sociabilidad, el sentimiento de comunidad y la cercanía. Con la pandemia además se acepta sin cuestionamiento la limitación de los derechos fundamentales”.

INQUIETANTE PANORAMA

Por último, el presagio de Byung-Chul Han no es bueno para Europa y Estados Unidos. El virus es una prueba para sus sistemas. Sin embargo, los países asiáticos, que creen poco en el liberalismo, “han asumido con bastante rapidez el control de la pandemia, especialmente en el aspecto de la vigilancia digital y biopolítica, inimaginables para Occidente”.

Más optimista se muestra Yuval Noah Harari. Para él podemos y debemos disfrutar tanto de la privacidad como de la salud. Podemos elegir proteger nuestra salud y detener la epidemia de coronavirus no instituyendo regímenes de vigilancia totalitaria, sino empoderando a los ciudadanos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here