La mágica velada de Thai Arturo Soria

0
Ana Sastre Diéguez junto al periodista de TVE Jesús Álvarez (Imagen: By_rivera).
Ana Sastre Diéguez junto al periodista de TVE Jesús Álvarez (Imagen: By_rivera).

Ana S. DiéguezIntense Comunicación

El que podría considerarse como uno de los restaurantes más románticos y sofisticados de la capital, Thai Arturo Soria, organizó el pasado 7 de octubre una formidable cata de vinos con su correspondiente cena maridaje. Una magnífica iniciativa para atenuar los estragos de la vuelta a la rutina tras las vacaciones estivales que nos ayudó a desconectar durante unas horas trasladándonos a exóticos destinos sin necesidad de subirnos a un avión.

El precioso restaurante se vistió de gala para la ocasión. Adornos florales, un servicio elegantemente ataviado con los típicos trajes tailandeses y la maravillosa música de un violinista de la empresa Luxury Events Plus, que amenizó la velada con escogidos fragmentos de Bach que aportaron un toque de glamour adicional al fantástico evento.

Los beneficios y cualidades de la música están más que demostrados así que basándose en su amplia trayectoria LUXURY EVENTS PLUS  puso en práctica como el oído influye en el gusto del paladar.  El vino, como la música, tiene una línea horizontal, melódica que se corresponde con sus aromas y una línea vertical, armónica que se manifiesta en su experiencia palatal.

Por tanto, la música indicada para cada tipo de vino y su combinación cambiará nuestra experiencia gastronómica.

En este caso, se interpretó para la presentación del vino SEIS SOLO  el adagio de la sonata 1 (BWV 1001), el allegaro de la sonata II (BWV 1003) y la giga de la partita II (BWV 1004) y el preludio de la partita III que representa en sí la esencia de la bodega.

La noche del pasado 7 de octubre, el emblemático restaurante tailandés celebró una exclusiva cata de vinos acompañada de una exquisita cena maridaje que conquistó a los asistentes

Con esta acertada iniciativa, Thai Arturo Soria arranca una nueva etapa en la que no faltarán nuevas convocatorias para eventos muy especiales. En este caso disfrutamos de una selecta cata de vinos que contó con la presencia del bodeguero Javier Zaccagnini, de la bodega Sei Solo,  que nos introdujo y explicó los caldos seleccionados para la ocasión.

Para acompañar los entrantes, comenzamos disfrutando de un agradable y aromático vino blanco. Un Pazo Barrantes 2019 D.O. de origen Rias Baixas de la bodega Marques de Murrieta. Un vino ligero y armónico que maridó de forma excepcional con las deliciosas perlas thai, unas riquísimas vieiras salteadas en hierbas aromáticas y con el kanom gib khung. Unas maravillosas empanadillas de langostino acompañadas de salsa de pescado ligeramente picante aromatizado con lima kafir.

A continuación, pasamos a probar un vino tinto, un Preludio de Sei Solo 2018, D.O. Ribera del Duero, de la bodega Sei Solo. Una elección perfecta para acompañar el karee pab, una increíble empanada de pasta crujiente, rellena de verduras al curry amarillo y solomillo de ternera picada y el kai satee. Las emblemáticas brochetas de pollo marinado en leche de coco y hierbas con salsa de cacahuetes, que son un verdadero espectáculo.

Para acompañar los platos principales, nos ofrecieron un vino tinto. Un magnífico Sei Solo 2018 D.O. Ribera del Duero de la bodega Sei Solo, que fue el complemento ideal para saborear plenamente los matices del magnífico massaman thai, una espectacular carne de vacuno al curry rojo suave y untuoso, acompañada de patatas y anacardos. También disfrutamos del kaeng khung, unos excepcionales mejillones, langostinos y puntillas al curry verde, que acompañamos de khao suai. El tradicional arroz blanco perfumado tan típico de la gastronomía thai que nunca falta como guarnición.  

El broche final vino de la mano del dessert explosion. Un exquisito postre compuesto por fruta de temporada, cheese tirak y brownie. La mejor forma de concluir una velada inolvidable que esperemos que vuelvan a repetir muy pronto en Thai Arturo Soria.

Un evento único. Exclusivo. Elegante. Un entorno idílico que alcanzó su punto álgido al son del compás de la maravillosa música del violín. Una noche mágica e inolvidable, con la genuina esencia de Tailandia en la que todo fluyó armoniosamente mientras saboreamos verdaderos bocados de placer acompañados de una excepcional selección de vinos. Una velada que, sin duda alguna, rozó la EXCELENCIA.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here