La mujer y la inteligencia artificial

0
39

Raul Sánchez Pool, Director de Style International

Las nuevas tecnologías están cambiando el mundo que conocemos y avanzan más rápido que nuestra capacidad para asimilarlas. Así, caminamos, a pasos agigantados, hacia una disruptiva transformación del trabajo, debido a la incorporación de la inteligencia artificial y la robótica, entre otras. 

Sin embargo, dentro del contexto laboral, la mujer aún sigue soportando desigualdad. Según el Informe Global sobre la Brecha de Género 2018, producido por el Foro Económico Mundial, para lograr la paridad salarial se necesitan 200 años.

Por lo tanto, ¿pueden ser las mujeres las más perjudicadas, o en cambio, aprovechar la revolución tecnológica para reducir las brechas existentes?  

En este sentido, otro informe del mismo organismo internacional estima que las mujeres serán reemplazadas en mayor medida que los hombres en sus empleos por la inteligencia artificial. 

Para elaborar este estudio se analizaron un total de 1.000 tipos de trabajo que comprenden el 96% del empleo en EE.UU. tras lo cual certificaron que el 57% de los trabajadores, en riesgo de perder su empleo, son mujeres. Y, únicamente, los empleos, que requieren mayor capacitación y habilidades blandas serán los menos susceptibles de ser reemplazados por la inteligencia artificial.

De esta forma, el pensamiento crítico, la resolución de problemas, la creatividad, la innovación y las relaciones interpersonales serán las capacitaciones menos vulnerables por tratarse de actividades no rutinarias y más complejas de “aprender” para los robots. 

No obstante, ante una disrupción de mayor calado que la revolución industrial, quienes manejan los designios de la robótica son mayoritariamente hombres. En este ámbito, solo hay un 13,5% de mujeres, según un estudio publicado en la Mit Technology Review.  

Valeria Viva, directora de Ser 2.0, demanda en este sentido la necesidad de más mujeres en tecnología, robótica e inteligencia artificial. Para la autora del blog Mujer y Tecnología en estas industrias pueden trabajar sociólogas, psicólogas, antropólogas, biólogas, filósofas y demás profesiones ya que la tecnología es solamente el medio a través del cual se construye la robótica y la inteligencia artificial.

Pero, para ser realmente inclusivos en el mundo del trabajo que se viene y poder reducir las brechas de género existentes, es necesario que la mirada diversa y la participación de todos los géneros esté presente en cada una de las etapas del desarrollo de las nuevas tecnologías y, para lograrlo, se necesitan políticas y educación inclusivas que acompañen.

La revolución tecnológica se convierte así en un nuevo desafío y una oportunidad para las mujeres en su lucha por la igualdad.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here