El artículo de la consultora McKinsey & Company titulado “Una perspectiva para la industria de artículos de lujo durante y después del coronavirus” desvela una serie de desafíos que debe afrontar el sector del lujo.

Una industria donde China acapara el 35% de la demanda mundial y cuyas ventas suponen el 4% del PIB europeo (15,3 billones de euros 2017).

Sin embargo, en este nuevo escenario, planteado por la pandemia mundial, han desaparecido los turistas chinos, que representaban dos tercios de las ventas antes del covid-19.

Mientras, un gran número de países han elevado las ventas de productos de lujo a través del canal online. De este modo, el 24% de los compradores de estos artículos en la UE y EE.UU ha comenzado a comprar por Internet con la pandemia.

TURISMO DE SHOPPING

Del 20 al 30 por ciento de los ingresos de la industria son generados por consumidores que hacen compras de lujo fuera de sus países de origen. Entre ellos destacan sobremanera los compradores asiáticos.

Para reactivarlos las marcas pueden centrarse en crear experiencias locales personalizadas, fortalecer sus ofertas digitales y omnicanal, e interactuar más profundamente con los consumidores.

Las marcas de lujo tienen grandes escaparates como las semanas de la moda
Las semanas de la moda son un escaparate para las firmas de lujo

GRANDES EVENTOS

Las semanas de la moda y las ferias comerciales han sido formas esenciales en que las marcas han mantenido relaciones vibrantes con los consumidores y socios comerciales.

Las marcas deberían explorar formas alternativas de ofrecer el mismo tipo de magia que ofrecen estos eventos cuando hay restricciones en viajes internacionales y grandes reuniones.

MANEJAR EL STOCK

Las ventas para la temporada de primavera de este año son hasta un 70 por ciento más bajas que el año pasado, lo que no es sorprendente, considerando que los consumidores tenían pocas oportunidades de explorar las colecciones de primavera y verano en las tiendas.

En este contexto hay que desarrollar un plan para lidiar con niveles sin precedentes de inventario sin vender de 2020, sin recurrir a grandes descuentos, que ponen en peligro el valor de la marca.

TRANSFORMACIÓN DIGITAL

La tecnología, desde plataformas de trabajo remoto hasta salas de exhibición virtuales, puede ayudar a las compañías de lujo a mantener la productividad durante la crisis y, tal vez, incluso mejorar la productividad para siempre.

La digitalización de la cadena de suministro de principio a fin requerirá, por supuesto, inversiones en tecnologías innovadoras y de vanguardia.

CONDUCTA DEL CONSUMIDOR

La próxima normalidad podría verse bastante diferente. La experiencia también sugiere que, después de una crisis a gran escala con un alto coste emocional, las preferencias de los consumidores podrían cambiar, al menos por un tiempo, hacia el «lujo silencioso«, prestando más atención a los elementos clásicos, como la artesanía y el patrimonio.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here