La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró este lunes que aún se encuentra revisando la seguridad de la vacuna AstraZeneca/Oxford contra el COVID-19. Mientras tanto, Francia, Italia, España y Alemania se han unido al grupo de países que han suspendido su uso debido a los casos de personas vacunadas que han desarrollado coágulos sanguíneos, e incluso han fallecido.

Desde el viernes, «varios países han suspendido el uso de la vacuna AstraZeneca como medida de precaución tras los informes de coágulos sanguíneos en personas que habían recibido la vacuna proveniente de dos lotes producidos en Europa», informó Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, en conferencia de prensa.

Sin embargo, ratificó que «esto no significa necesariamente que dichos eventos estén vinculados a la vacunación, aunque es una práctica rutinaria investigarlos y demostrar que el sistema de vigilancia funciona y que existen controles efectivos».

El director general de la OMS también destacó que el Comité Asesor Mundial de Seguridad de Vacunas de su organización ha estado revisando los datos disponibles, se mantiene en estrecho contacto con la Agencia Europea de Medicamentos y este martes sostendrán una reunión.

Francia, Alemania y España decidieron suspender el uso de la vacuna AstraZeneca/Oxford contra el COVID-19 como «medida de precaución”, a la espera de una evaluación por parte de la Agencia Europea de Medicamentos, organismo que el 29 de enero había autorizado su uso.

Anteriormente, Austria, Italia, Bulgaria, Dinamarca, Rumanía, Estonia, Lituania, Luxemburgo, Letonia y países no pertenecientes a la Unión Europea como Noruega e Islandia ya habían suspendido, de forma total o parcial, el uso de la vacuna AstraZeneca.

Tedros considera que «la mayor amenaza a la que se enfrentan la mayoría de los países es la falta de acceso a las vacunas», ya que «algunos de los países más ricos están comprando las suficientes dosis como para inmunizar a sus poblaciones varias veces», mientras que otros países no obtienen nada.

El director general de la OMS reiteró su llamamiento a todos los países a trabajar en solidaridad y garantizar que todos los programas de vacunación puedan comenzar dentro de los primeros 100 días del año en curso.

«Ningún país puede vacunarse y de ese modo lograr salir de esta pandemia, aislado y por símismo. Todos estamos juntos en esto», recordó Tedros. 

Colaboración especial: El Pueblo en Línea

Logotipo Pueblo en Línea

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here