Larry Fink, el inversor más poderoso del mundo

0

Licenciado en Ciencias Políticas, 66 años, nacido en Los Ángeles, dentro de una familia judía. Su madre era maestra de inglés y su padre dueño de una zapatería. Larry Fink es hoy en día uno de los multimillonarios más poderosos de Estados Unidos y el mundo, gracias al imperio que ha alcanzado con BlackRock, el fondo de inversión más grande del planeta, en dónde se gestionan activos por unos 5,25 billones de euros, siendo el consorcio más influyente que nadie conoce.

Larry Fink se ha convertido en una persona que todos escuchan en el mundo, debido a que las decisiones que toma impactan de manera directa la estabilidad de los mercados y redirigen la economía internacional.

Una característica particular que emplea es enviar mensajes escritos a grandes empresarios con el fin de proponerles sus ideas; un caso reciente fueron cartas dirigidas a directivos de las principales compañías que cotizan en Estados Unidos y Europa, planteando mejorar la gestión de sus empresas al considerar el nuevo contexto internacional con el surgimiento del Brexit.

“Uno de los elementos clave del comportamiento humano es que estos tienen más miedo a perder que a disfrutar del éxito”, dice Fink.
Durante las tres décadas de existencia dentro de BlackRock, Fink ha permanecido a la cabeza de la compañía y participado en importantes acontecimientos mundiales, como lo fue la crisis de las “hipotecas basura” del 2007, situación en la que jugó un papel importante como mediador entre Washington y Wall Street; así como la gestión de activos tóxicos del banco de inversión Bear Stearns.

Cuenta con una visión sobre el mundo que le ha permitido despuntar en el negocio del capital de riesgo, a un nivel tal que públicamente sólo se le conoce una caída, la cual sucedió a comienzos de su carrera, cuando trabajaba en First Boston.

Al día de hoy, Fink ha permitido que BlackRock cotice con una capitalización bursátil de más de 60,000 millones de dólares y 12,000 empleados distribuidos en 30 países. Cuenta con clientes extraordinarios como son los grandes inversores institucionales, los principales fondos de pensión públicos y privados y los fondos soberanos. Sus acciones han permitido que se le catalogue como un oráculo y otorgado el sobrenombre “Mr. Fix-it”, al ser la persona a la que se le llama para solucionar los problemas del mercado financiero.

Durante el 2017 su salario ascendió a los 28 millones de dólares, un aumento que fue casi del 10% con respecto a un año antes y 195 veces superior a la compensación promedio del mayor administrador de activos del mundo.
Larry Fink escribe cada año una carta dirigida a los empresarios y emprendedores de todo el mundo. En la última, de 2019, destaca “que las compañías no pueden solucionar todos los problemas del plano social, pero muchos de ellos (como la jubilación y las infraestrucutras para preparar a los trabajadores para los empleos del mañana) no pueden resolverse sin el liderazgo corporativo”. Una de sus grandes preocupaciones, además, es la situación de los millenials que actualmente representan el 35% de los trabajadores en el mundo.

Blackrock, el dueño del ibex35

El valor de mercado que Blackrock, tiene en el Ibex 35 alcanza los 20.500 millones de euros, lo que supone en acciones el 4,5 % de la capitalización bursátil del principal selectivo español, según la página especializada Merca2.

Merca2 indica que BlackRock posee acciones en todas las empresas cotizadas que forman el Ibex 35. Ninguna escapa a sus redes. En concreto, suma casi 3.000 millones (2.815.844.612) de títulos, es decir, el 4,5 % de los casi 70.000 millones (68.478.435.020) de títulos en circulación.
Domina la banca española
Cabe destacar su posición dominante en el sector financiero a pesar del difícil año que está viviendo en Bolsa. De los seis bancos españoles que cotizan en el Ibex, Blackrock es primer accionista de Santander (5,28%), BBVA (6,54 %) y Banco Sabadell (4,98 %).

En el caso de CaixaBank, ocupa el segundo lugar con un 3,01 %. En las otras dos entidades, Bankinter y Bankia, aparece en el top 10 de su accionariado con un 3,65% y un 0,65%, respectivamente.
COMPORTAMIENTO CON OTRAS COMPAÑÍAS
La gestora con sede en Nueva York se comporta de manera diferente con las otras dos compañías que forman parte de las denominadas ‘blue chips’, Inditex y Telefónica.

En el operador cuenta con una posición asentada en el podio de los mayores accionistas (tercero con un 4,86 %). Sin embargo, en el gigante textil hay que bajar en la lista de accionistas hasta el sexto lugar para encontrar a Blackrock. Fuera de este sector, Blackrock aparece en el Top-3 de accionistas de otras doce compañías del Ibex. En concreto, la estadounidense se encuentra a través de sus fondos entre los tres mayores accionistas de ACS (3,01%), Aena (2,85 %), Amadeus (4,69 %), Arcelormittal (1,62%), Enagás (3,21%), Endesa (1,14%), Iberdrola (5,01 %), Mapfre (1,32%), Mediaset (3,5%), Merlin (3,14%), Repsol (4,63%) y Siemens Gamesa (1,39%).

Por el contrario, las compañías en las que menos presencia tiene Blackrock dentro del Ibex 35 son Acciona (0,55%), CIE Automotive (0,64%), Indra (0,98%), Meliá Hotels (0,54%) y Técnicas Reunidas (0,8%). Coincide con su poco peso en el selectivo.

Grandes beneficios
El gigante estadounidense registró un beneficio neto atribuido de 3.782 millones de euros en 2018, lo que equivale a un descenso del 13% con respecto al año precedente. El motivo fue el auge de los fondos cotizados, según informó la propia empresa a través de un comunicado.

BlackRock sigue sondeando el mercado español en la búsqueda de activos para invertir en el sector inmobiliario. El fondo ha destinado 500 millones de euros para adquisición de propiedades en la eurozona.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here