Una semilla de arroz, que viajó a bordo de la sonda lunar Chang'e, germina después de su regreso a la Tierra. [Foto: proporcionada a China Daily].
Una semilla de arroz, que viajó a bordo de la sonda lunar Chang'e, germina después de su regreso a la Tierra. [Foto: proporcionada a China Daily].

Zhao Lei

La histórica misión china Chang’e 5, de 23 días de duración, no solamente ha obtenido preciosas rocas y muestras del suelo de la Luna, sino que también ha traído de vuelta a un grupo notable de semillas que han sido la que más lejos han viajado en la historias agrícola y forestal de la nación.

Más de 30 tipos de semillas, incluyendo arroz, avena, alfalfa y orquídea, fueron colocadas dentro de la nave espacial multi módulo Chang’e 5 y orbitaron alrededor de la Luna durante unos 15 días.

Los científicos buscan comprobar qué pasará con semillas que han sido expuestas a un entorno único en la órbita lunar y definir si pueden desarrollar mutaciones beneficiosas.

Las semillas fueron elegidas por múltiples organizaciones nacionales como la Universidad Agrícola de China, la Universidad Forestal de Beijing, la Universidad Agrícola del Sur de China y la Academia China de Ciencias Agrícolas dentro de un programa de reproducción de mutaciones basado en el espacio organizado por la Asociación China para la Industrialización de la Alta Tecnología.

El 23 de diciembre fueron entregadas de vuelta en una ceremonia celebrada en la Administración Espacial Nacional de China.

Liu Jizhong, director del Centro del Programa de Exploración y Espacio Lunar, afirmó que fue la primera vez que investigadores chinos llevaron a cabo experimentos de reproducción de mutaciones en el espacio profundo.

La profesora Sun Yeqing, de la Universidad Marítima de Dalian, en la provincia de Liaoning, que entregó semillas de arroz y de Arabidopsis thaliana para que viajaran a bordo del Chang’e 5, aseguró que la misión ofreció una valiosa oportunidad para profundizar sus estudios sobre el efecto de los rayos cósmicos en el crecimiento y la evolución de la vida en la Tierra.

La reproducción de mutaciones basadas en el espacio se refiere al proceso de exponer las semillas a fuerzas como la microgravedad, los vacíos y la radiación cósmica durante un vuelo espacial y luego enviarlas de vueltas a la Tierra para su posterior observación y siembra.

Los investigadores examinarán varias generaciones de plantas cultivadas a partir de semillas que viajaron al espacio sideral e investigarán sus mutaciones, algunas positivas y otras negativas. Aquellas con mutaciones positivas serán mantenidas, analizadas y, después de su certificación y aprobación, podrán ser plantadas por los agricultores.

La cría espacial puede generar mutaciones más rápidas y convenientemente que los experimentos en la Tierra. También puede provocar algunos rasgos deseables que de otro modo son difíciles de generar.

En comparación con los tipos de plantas naturales o convencionales, las versiones desarrolladas por influencia espacial con mutaciones positivas suelen tener un mayor contenido nutricional, mayores rendimientos anuales, períodos de crecimiento más cortos y una mejor resistencia a enfermedades y plagas de insectos.

China llevó a cabo su primer experimento de cría espacial en 1987, utilizando un satélite para transportar las semillas hacia el espacio.

Desde entonces, cientos de tipos de semillas y plántulas han viajado con docenas de naves espaciales chinas, incluyendo la nave espacial tripulada Shenzhou y los satélites recuperables.

“La cría espacial ha ayudado a reproducir en China más de 200 nuevos tipos de plantas mutadas que han sido aprobadas para su cultivo a gran escala, que van desde granos hasta verduras y frutas”, indicó Liang Xiaohong, vicepresidente ejecutivo de la Asociación China para la Industrialización de la Alta Tecnología.

La misión robótica Chang’e 5 se inició el 24 de noviembre en la provincia de Hainan, marcando un logro histórico después de 44 años que las últimos elementos lunares fueron recolectados y transportados a nuestro planeta. Esta vez, China obtuvo 1.731 gramos de roca y suelo lunar.

Colaboración especial: El Pueblo en Línea

Logotipo Pueblo en Línea

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here