Imagen de kalhh en Pixabay .
Imagen de kalhh en Pixabay.

Estar completamente vacunado frente a la COVID-19 no solo reduce el riesgo de contraer la enfermedad, sino también de que la infección se convierta en un COVID persistente, sugiere una investigación dirigida por un equipo del Instituto King’s College de Londres y publicada en «The Lancet Infectious», según ABC.

El estudio muestra que una minoría de personas que contraen COVID, a pesar de la pauta vacunal completa, las probabilidades de desarrollar síntomas que duren más de cuatro semanas se reducen en un 50%.

Muchas personas que contraen COVID se recuperan en cuatro semanas, pero algunas tienen síntomas que continúan o se desarrollan durante semanas y meses después de la infección inicial, a veces conocido como COVID prolongado.

Los investigadores subrayan que aunque está claro que las vacunas están salvando vidas y previniendo enfermedades graves, su impacto en el desarrollo de enfermedades de larga duración no estaba demasiado claro.

Colaboración especial: El Pueblo en Línea

Logotipo Pueblo en Línea

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here