Los falsos mitos de la cirugía estética

0

La cirugía estética crece en demanda y en popularidad. Como consecuencia, el volumen de noticias en los medios sobre esta disciplina ha aumentado como también las alertas sobre sus repercusiones creándose falsos mitos también.

ERRORES COMUNES

En torno a la cirugía de aumento de mama, han sido aclarados conceptos erróneos. Tales como que las prótesis explotan en los aviones y que impiden la lactancia materna.

También, tras una liposucción se puede engordar si no sigues un buen estilo de vida, aunque en la operación haya sido retirada la grasa excedente del cuerpo.

Los anteriores son solo un botón de muestra de los falsos mitos que recorren esta disciplina. El cirujano Moisés Martín Anaya, que ejerce como especialista en cirugía plástica y estética en el Hospital Virgen de La Paloma, expone los siguientes:

  • Cirugía preventiva: esta pretendida realidad es completamente falsa; no existe una operación para evitar el envejecimiento, sino para corregirlo.
  • Cirugía como regalo: la cirugía estética es un procedimiento serio, no exento de riesgos, los profesionales actúan bajo criterios éticos  y con todo el rigor médico en cuanto a la protección de la salud de sus pacientes. 
  • Operar a adolescentes: se precisa la mayoría de edad y/o el consentimiento de los padres o tutores para poder realizar la cirugía. Los complejos propios de esta etapa de la vida, se acometen tras un análisis de la situación y con la supervisión de un psicólogo.
  • Facciones de celebridades: algunos pacientes acuden a las clínicas para pedir la nariz de esta actriz, la boca de aquella modelo o el pecho de esta presentadora. Esto no es lo común, el rostro tiene una armonía global en la que cada parte juega su papel y en ese conjunto no se ponen rasgos de otros.
  • Círculo vicioso: ante los casos de pacientes que se han operado varias veces con buen resultado e insisten en volver a hacerlo en esa misma zona o piden otro tipo de intervenciones plásticas; los profesionales se niegan a seguir alimentando este círculo vicioso.
  • Filtros para cambiar de imagen: la preocupación por el aspecto está detrás de las aplicaciones que permiten jugar con la apariencia. Si bien se sabe que los selfies han aumentado la preocupación por nuestra belleza, pero no hasta el punto de influir decisivamente en la demanda de cirugías estéticas.

Paula Carmona

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here