Los ídolos virtuales ya influyen en la vida real y auguran grandes cambios en la industria del entretenimiento

0

Wang Qian

Las estrellas de Internet generadas por computadora están ganando popularidad como “influencers” , especialmente entre los jóvenes.

Parecía sólo otro concurso de talentos cuando Televisión Central de China dio a conocer las fotos de los 36 concursantes del programa “Bravo Youngsters”. Sin embargo, una mirada con lupa revela que en el grupo hay una mujer diferente.

La aparentemente impecable capitalina de 25 años, conocida como Ling, ha sido generada por computadora.

Se comporta como una verdadera estrella de las redes sociales. En Sina Weibo presenta una mezcla de fotos de su vida diaria, incluyendo asistir a eventos de moda y promover ropa y marcas de diseño.

Ella ha atraído a más de 68.000 seguidores en la plataforma desde su primer post: «Estoy aquí».

«Me encanta la cultura tradicional china, especialmente la ópera de Pekín, la caligrafía y el tai chi. Espero poder interpretar estas formas de arte en el escenario», publicó Ling en su cuenta de Weibo el 22 de noviembre.

Ella explica que su nombre, Ling, proviene del tocado emplumado usado en la ópera de Pekín.

«Bravo Youngsters proporcionará una etapa nacional para que más personas conozcan a Ling», afirma Chen Yan, fundador de Beijing Next Generation Culture Media, la empresa dueña del animado personaje.

Ling fue creada por el estudio Next Generation y la Shanghai Xmov.

Su voz sigue la escuela del difunto Mei Lanfang, maestro de la ópera de Pekín, asegura Zhang.

El fundador de Xmov, Chai Jinxiang, destacó a 36Kr que la tecnología de rendimiento animado de inteligencia artificial de la compañía genera las expresiones faciales y los gestos de Ling.

Su participación en Bravo Youngsters se ha vuelto popular y ha sido vista más de 72 millones de veces. Algunos cibernautas sienten curiosidad por saber detalles de su actuación, mientras que otros critican que la forma de sus ojos se basa en estereotipos sobre las mujeres asiáticas.

En este sentido, Chen explica que los ojos de Ling están diseñados para que se vean bien cuando usa el maquillaje de la ópera de Pekín.

«Estamos felices de ver a Ling recibir tanta atención en línea», añade.

Algunos comentarios incluso mencionaron detalles como sus uñas. “Aunque es virtual, no es perfecta como nosotros los seres humanos».

Cuando se publiquen más detalles sobre su vida, la gente conocerá mejor a Ling.

«Nuestro objetivo es convertirla en una influencer web interesada en el guofeng (estilo nacional chino). Ella rompe las barreras entre los mundos real y virtual como una chica IT, que quiere promover la cultura china en todo el mundo», asegura Chen, y agrega que más tarde se abrirá cuentas en otras plataformas de medios sociales como Instagram y Facebook.

Ling ha entintado alianzas con marcas, incluyendo la revista de moda Vogue, el fabricante de automóviles eléctricos estadounidense Tesla y el productor de té de leche Nayuki.

A principios del próximo año, Ling lanzará su primer sencillo, lo que la llevará a trabajar con colaboradores reputados, adelanta Chen.

Next Generation se estableció en 2016 y ha sido financiada por empresas de capital riesgo como Shunwei Capital, Lighthouse Capital y UniMedia.

Mercado emergente

En China, un número creciente de empresas han intentado crear avatares animados para atraer a los clientes jóvenes, principalmente la Generación Z (personas nacidas entre mediados de la década de 1990 y principios de la década de 2000), que crecieron en la era de Internet.

Chen considera que los personajes digitales tienen ventajas comerciales significativas en comparación con los humanos reales. Son baratos, siempre están disponibles y son fieles a la marca.

Además de Ling, Next Generation ha creado alter egos virtuales para el cantante Huang Zitao y la actriz Dilraba Dilmura.

«Estas creaciones virtuales modeladas a partir de celebridades pueden ayudar a construir conexiones más cercanas y permitir nuevas interacciones con los seguidores porque el tiempo y la energía de las estrellas humanas son limitados», explica Chen, agregando que el próximo año lanzarán dos o tres avatares de celebridades.

Su DJ Purple digital está compitiendo en el continuo Dimension Nova, un concurso de talentos iQiyi para concursantes virtuales. Tres jueces humanos seleccionarán a la próxima gran estrella entre docenas de personajes digitales. Estos avatares requiere que tras la cortina existan personas reales que canten, bailen y ofrezcan habilidades durante las actuaciones, permitiendo a través de la tecnología que sus movimientos coincidan con la animación de los avatares.

Aunque la competencia virtual ha recibido reacciones de mezcla, con algunos llamándolo «incómodo» y «tecnológicamente desafiado», iQiyi dice en un comunicado que la compañía espera que ayude a la plataforma a «forjar un fuerte vínculo con los espectadores jóvenes».

El concepto de ídolo virtual se originó en Japón y se ha vuelto cada vez más popular en China. Ahora están en casi todas partes, desde conciertos holográficos y espectáculos de talentos hasta plataformas de transmisión en vivo por comercio electrónico.

Las estadísticas de la consultora de mercado iResearch muestran que se espera que la base de fans de ACG del país alcance los 410 millones para finales de este año.

Luo Tianyi, de 15 años, ha tomado por asalto la escena pop virtual de China. El artista generado por computadora tiene más de 4,7 millones de seguidores en Sina Weibo y más de 2 millones de fans en Bilibili. Como nota destacada, el año pasado actuó con el pianista chino Lang Lang.

Citic Securities auguró que el valor de mercado de esta modalidad cultural crecerá de más de 194 mil millones de renminbi (29.500 millones de dólares) el año pasado hasta los 210 mil millones de renminbi en el 2022.

Los ídolos virtuales han copado titulares fuera de China y se espera que se conviertan en el futuro de la moda.

La última es Aespa, un grupo de chicas K-pop que trabajan para la agencia SM Entertainment de Corea del Sur. La banda debutó el mes pasado con el sencillo Black Mamba. El grupo está integrado por cuatro miembros humanos y sus contrapartes virtuales.

A principios de este año, la Organización Mundial de la Salud se asoció con un avatar digital, Knox Frost, para ayudar a difundir información sobre COVID-19 a audiencias jóvenes. Frost es un hombre de 20 años con más de 1,1 millones de seguidores en Instagram.

Bilibili, un portal digital chino de streaming de vídeo que es considerado como un refugio para la cultura que buscan los jóvenes, anunció que 30 artistas virtuales de China y Japón, incluyendo Kizuna Ai, actuarán en su 11º evento Bilibili Macro Link en Shanghai, a iniciarse el próximo 19 de diciembre.

El CEO de Bilibili, Rui Chen, ha precisado que “hay un enorme potencial en la sinergia entre los ídolos virtuales y los múltiples segmentos de negocio de Bilibili, incluyendo la transmisión en vivo, publicidad, juegos, productos de enlace y eventos fuera de línea».

Aunque todavía este fenómeno en China se encuentra en una fase temprana, la industria de ídolos virtuales ha captado el interés de un número creciente de empresas nacionales de Internet, agencias e inversionistas.

Chen Zhe, de la empresa de capital de riesgo Frees Fund, subrayó a TMTPost que el auge de los influencers virtuales traerá desafíos y oportunidades.

«Por un lado, tienen grandes ventajas. A diferencia de los “influencers” humanos que envejecen, o pueden quedar envueltos en algún tipo de escándalo, los “influencers” digitales son jóvenes, flexibles, manejables y muy controlables», explica Chen.

«Por otro lado, el mercado necesita más ídolos virtuales cuyo diseño de contenido esté diseñado para conectarse con el chino. También es necesario explorar más modelos de colaboración comercial», añade.

Chen Yan recuerda que personajes virtuales como Ling tienen una influencia es real. Y traerán grandes cambios en los sectores del entretenimiento y la moda futuros. 

Colaboración especial: El Pueblo en Línea

Logotipo Pueblo en Línea

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here