Los microbios del estómago de las vacas pueden destruir el plástico

0
Fotografía de Japanexperterna.se con licencia CC BY-SA 2.0.
Fotografía de Japanexperterna.se con licencia CC BY-SA 2.0.

Los microbios extraídos de los estómagos de las vacas pueden engullir ciertos tipos de plástico, incluido el tereftalato de polietileno (PET) utilizado en las botellas de refrescos, los envases de alimentos y los tejidos sintéticos, destaca RT.

Los científicos descubrieron estos microbios en los estómagos de las vacas, donde estos microorganismos ayudan a descomponer su dieta de vegetación gruesa.

Antes de la investigación, se tenía la hipótesis de que algunos de esos microbios eran capaces de digerir poliésteres, sustancias cuyas moléculas componentes están unidas por los llamados grupos de ésteres. Esto se debe a que, debido a su dieta herbívora, las vacas consumen un poliéster natural producido por las plantas llamado cutina. Al ser un poliéster sintético, el PET comparte una estructura química similar a esta sustancia natural.

En concreto, una clase de enzimas llamadas cutinasas pueden hidrolizar la cutina, es decir, poner en marcha una reacción química en la que las moléculas de agua descomponen la sustancia. Ribitsch y sus colegas ya habían aislado este tipo de enzimas a partir de microbios y se dieron cuenta de que las vacas podían ser una fuente de bichos similares que comían poliéster.

De hecho, en su nuevo estudio, publicado el 2 de julio en la revista Frontiers in Bioengineering and Biotechnology, los investigadores descubrieron que estos microbios podían degradar no solo PET, sino también otros dos plásticos: el tereftalato de adipato de polibutileno (PBAT), utilizado en las bolsas de plástico compostables, y el furanoato de polietileno (PEF), fabricado con materiales renovables de origen vegetal.

Para evaluar la capacidad de comer plástico que tienen estos microbios procedentes del estómago de las vacas, el equipo incubó cada tipo de plástico en el líquido del rumen de vaca durante uno o tres días. Así pudieron medir los subproductos liberados por los plásticos, para determinar si los bichos degradaban los materiales en sus componentes y en qué medida lo hacían. Mientras que el líquido del rumen fue más eficiente a la hora de descomponer el PEF, los demás tipos de plástico evaluados también fueron degradados, informó el equipo de investigadores. A continuación, el equipo analizó las muestras de ADN de este líquido para determinar exactamente qué microbios eran los responsables por la descomposición del plástico. Resultó que la vasta mayoría de ellos eran bacterias Pseudomonas. De hecho, en el pasado ya se reportó esta capacidad en varias de sus subespecies.

También fueron detectadas grandes cantidades de las bacterias del género Acinetobacter, y en su caso también se demostró que algunas de las especies de este género descomponen los poliésteres sintéticos.

Colaboración especial: El Pueblo en Línea

Logotipo Pueblo en Línea

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here