Sandra García-Sanjuan es una mujer sin límite. Sin límite de ambición creativa. Una emprendedora que entendió desde los 15 años, gracias a las enseñanzas de sus padres, que el avión siempre despega contra el viento. Por eso su “bendita tozudez” la ha encumbrado en lo más alto del éxito. Sandra es elegante en sus movimientos, dulcemente contundente en sus afirmaciones y muy seria en sus actos. 

P-Sandra, háblanos de tus orígenes.

R-Nací en Canarias en una familia de empresarios. Me educaron para que me comiera el mundo, diciéndome que no había limites y que todo era posible. Y cuando desde chiquitita te inculcan esto, sales a volar y conquistar todo. Yo me fui de casa muy temprano, con quince años. Estudié en Oxford y ya nunca volví, solo en vacaciones o en Navidades. Me vine a Madrid, después viví en Nueva York. Al final todo esto forma parte de un bagaje que te da una forma de ver el mundo mucho más amplia.

Hablemos de tu primera empresa 

Con 22 años creé la empresa Avory Celebrity Access. Éramos una agencia que aún sigue existiendo aunque nuestro mejor cliente ahora es Starlite. Trabajamos para grandes marcas y corporaciones e incluso hacemos giras, tour de artistas. Les llevamos a Rusia, a Emiratos, a Dubai, a México. Antes me pasaba el día viajando en aviones con los artistas por todo el mundo. Hasta que llegó un momento en que Ignacio, mi marido, me dijo “aquí tienes que crear un sitio, una base donde recibas a todos”. Un punto de encuentro para las celebrities y los artistas. Y de ahí nació la idea de Starlite.

Y ¿cuándo aparece tu alma gemela, tu marido Ignacio? 

Hace 15 años.  Formamos un tándem increíble. Yo soy mucho más creativa, lo quiero todo ya. Estoy todo el día ideando. Soy la cometa que no para de volar. Mi marido es quien aterriza lo que voy ideando, tiene una visión global. Él es el estratega. Somos el ying y el yang. Por eso nació hace seis años Starlite.

¿Qué papel jugó Antonio Banderas? 

Sin él todo habría sido más difícil para Starlite. Se involucró a tope. Es alguien extraordinario.

Sandra acabas de estar con su santidad el Papa Francisco I, ¿con qué objetivo?

Estuve con él porque estamos presentando un proyecto que va a hacer Starlite junto con su fundación, Scholas Ocurrentes. Pretendemos que el proyecto que ayuda a los más necesitados, esté listo el año que viene. Me llamó mucho la atención lo cercano y entrañable que es.

Has conocido a personalidades como Bill Clinton, Carlos Slim, la madre Teresa de Calcuta, Elton John, Charles Aznavour ¿qué tienen en común? 

Los verdaderos grandes hombres, siempre son los más sencillos. Estuve un mes en Calcuta con la madre Teresa y fue una de las experiencias vitales de mi vida.

Si estuvieras con Dios treinta segundos ¿qué le dirías? 

Me quedaría muda, le miraría a los ojos, le agarraría las manos y le preguntaría ¿qué esperas de mí? 

¿Qué te duele del mundo actual?

La gente negativa y amargada. 

¿Cuándo lloraste por última vez?

Me mimetizo mucho, me saltan las lágrimas cuando veo a alguien llorar. No lloro por problemas personales, porque enseguida cojo las riendas y me vuelvo grande. 

¿Tu color favorito?

Me encanta el amarillo porque es el color del sol, de la luz y la energía. 

Muchas gracias Sandra. A la derecha, parte  del cartel de Starlite 2018. 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here