Dynamic photo, color: Kemora gray metallic

Fabricado por la división Audi Sport GmbH en las instalaciones de Böllinger Höfe desde que nació en 2012; ahora, en su segunda generación, recibe pequeños cambios estéticos con respecto a los que tuvo el R8 Coupé de 2015 y R8 Spyder de 2016. 

El Coupé, con 4,42 metros de longitud y un espacio de carga tras los asientos de 226 litros (al que se añaden los 112 litros del compartimento de equipajes en la parte delantera) es una clara alternativa a modelos como el Mercedes-AMG GT o el Porsche 911 GT3, pero sobre todo del Lamborghini Huracán LP 580-2, con el que comparte elementos estructurales. Su precio, desde 199.900 el Coupé y 214.700 el Spyder.

UN DEPORTIVO DE ALTURA

Sus proporciones ilustran claramente el concepto técnico de este deportivo de motor central donde unas grandes tomas de aire con aletas verticales y los faros LED (láser de opción) flaquean una parrilla Singleframe, ahora más ancha y baja, que poco a poco la irán adoptando el resto de la gama Audi. 

Lo mismo ocurrirá con la triple abertura en la base del capó, en un claro guiño al mítico Sport Quattro de los `80. 

Y en la parte mecánica, con un cambio automático de doble embrague S tronic de siete relaciones, el motor fabricado en Győr (Hungría) sigue siendo el V10 5.2 FSI de inyección directa, uno de los últimos motores atmosféricos en este segmento.

PRESTACIONES

Se trata de un V10 situado en posición central, ahora con filtro de partículas y más potencia, que en el caso de la variante denominada V10 quattro es de 570 caballos (antes 540 CV) mientras que en el V10 Performance quattro su potencia alcanza los 620 caballos (antes con el nombre de Plus y 610 CV). 

Cambios que no influyen mucho en sus prestaciones, ahora el V10 quattro acelera de 0 a 100 km/h en 3,4 segundos (Spyder: 3,5 s) y alcanza los 324 km/h de velocidad máxima (Spyder: 322 km/h). 

Y el V10 Performance quattro acelera de 0 a 100 km/h en 3,1 segundos (Spyder: 3,2 s) y alcanza los 331 km/h (Spyder: 329 km/h). 

Además y para adaptarse a cualquier tipo de conducción, se ofrece con los ya conocidos programas de Audi Drive Select: Auto, Dynamic, Confort e Individual, a los que en la versión Performance se les añade tres adicionales: Snow (nieve), Wet (mojado) y Dry (seco).

ESTÉTICA DEPORTIVA

Estéticamente, el carácter afilado de los nuevos modelos R8 también queda claro visualmente. La parrilla delantera Singleframe muestra una línea aún más ancha y plana. 

Unas marcadas barras dividen las amplias entradas de aire, y las finas ranuras del capó son reminiscencias de uno de los iconos de la marca, el Audi Ur-quattro. 

También, el nuevo spoiler delantero es ahora más ancho, al igual que la rejilla de ventilación de la parte posterior, mientras que el difusor ha sido orientado hacia arriba. 

Unas modificaciones que subrayan la imagen deportiva del Audi R8. 

Personalización

Los clientes del Audi R8 además, pueden elegir entre tres paquetes exteriores, dependiendo de la variante de motor. En cuanto al Spyder, la ligera capota forma dos aletas. Esto estira el tejido de tal forma que armoniza perfectamente con el diseño atlético de este deportivo de altas prestaciones, proporcionando un acabado muy parecido al techo de CFRP. Un sistema electrohidráulico abre o cierra la capota en 20 segundos incluso con el coche en marcha, hasta una velocidad de 50 km/h. La luneta, que se aloja tras la mampara trasera, se acciona eléctricamente.

Gaceta del Motor

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here