[Foto proporcionada por chinadaily.com.cn].

Un análisis de las rocas lunares traídas a la Tierra por la misión Chang’e-5 de China sugiere que las muestras son un nuevo tipo de basalto lunar, diferente a los recogidos durante las misiones previas Apolo y Luna.

Investigadores de los Observatorios Astronómicos Nacionales de la Academia de Ciencias de China (NAOC, siglas en inglés) analizaron partículas de roca de entre 10 y 500 micras (un cuarto del grosor de una tarjeta de crédito) y descubrieron que sus características eran principalmente las del basalto. Pero a diferencia del basalto rico en magnesio y hierro que se encuentra en la Tierra, el basalto lunar es bajo en magnesio y alto en óxido de hierro.

Los resultados se publicaron hoy martes en la revista Nature.

«Esto podría representar una nueva clase de basalto», dijo Li Chunlai, autor principal del artículo e investigador de los NAOC, y añadió que el basalto recién identificado es diferente a las muestras recogidas durante misiones lunares previas, lo que podría conducir a una mejor comprensión de las actividades volcánicas lunares.

Las muestras lunares de las misiones Apolo y Luna llevadas a cabo hace décadas por Estados Unidos y la antigua Unión Soviética han permitido conocer la historia y la evolución de la Luna, pero sus lugares de muestreo se localizan en una región de baja latitud que no puede representar las características más extendidas de la superficie lunar, señaló Li.

Sin embargo, la misión china Chang’e-5 ayudará a rectificar la falta de diversas áreas de muestreo, ya que ha tomado –por primera vez en la historia– suelo lunar de la región de latitud media de la Luna, una región oscura y plana apodada el «Océano de las Tormentas». Los científicos creen que es muy probable que haya conservado pruebas de la primera actividad volcánica lunar.

«Estas muestras abrirán una ventana que marcará una época para el estudio de la ciencia lunar», dijo Li, quien también subrayó que el nuevo estudio proporcionará información básica para investigaciones científicas posteriores.

La sonda Chang’e-5 regresó a la Tierra el 17 de diciembre de 2020 después de haber recuperado 1.731 gramos de muestras lunares, principalmente rocas y suelo de la superficie lunar. La Administración Nacional del Espacio de China entregó aproximadamente 17 gramos de muestras a 13 instituciones, que habían presentando solicitudes para programas de investigación.

Colaboración especial: El Pueblo en Línea

Logotipo Pueblo en Línea

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here