vista viñedos uva nebbiolo
Imagen de nirolfix en Pixabay

Nebbiolo supone para Italia lo que Pinot Noir a Francia. Una uva que seduce tanto a los entendidos como exaspera a sus viticultores. Su carácter voluble y aristocrático, uva de reyes y rey de uvas, resulta un incordio para los agricultores.

Se trata de una de las variedades más antiguas de Italia. Mencionada por primera vez en 1266 cuenta con varias sinonimias, entre las que se incluyen Chiavennasca, Spanna, Picotendro y Picoténer.

ETIMOLOGÍA

Corren diversas teorías sobre la procedencia de su nombre. A finales de octubre, época de vendimia, las colinas de Langhe en Piamonte se cubren de nieblas otoñales. Por su parte, un grueso velo, similar a una neblina, se forma alrededor de la piel de las oscuras bayas maduras. Estos dos sucesos dan argumentos a quien cree que su etimología procede la palabra Nebbia, niebla en italiano.

Otros, en cambio, piensan que proviene del término Nobile, que significa noble en italiano. Puesto que nobles y reyes fueron los primeros productores que plantaron esta variedad.

LOS LANGHE

Debido a sus exigentes requerimientos de clima y suelos, la uva Nebbiolo no se ha expandido internacionalmente. Así, de las cerca de 6.000 hectáreas que hay plantadas en todo el mundo, el 80% está en Piamonte (Italia) dentro de la región de los Langhe. Aproximadamente otro 10% se encuentra en Valtellina y el Valle de Aosta (Italia). El resto: Estados Unidos, México, Argentina, Australia y Uruguay.

Este hecho demuestra su predilección por climas continentales habituales en las colinas de las laderas alpinas. A causa de las pronunciadas pendientes de los viñedos, la gran mayoría de las labores siguen realizándose a mano, sobre todo la vendimia. Además, la variedad es una de las que presenta un ciclo madurativo más largo de entre todas las del mundo. Siendo la primera en brotar y la última en madurar de las que se cultivan allí.

uva nebbiolo

VINOS COMPLEJOS

Su producción es por lo demás escasa. Incluso en Piamonte donde se encuentra el grueso de la superficie cultivada de Nebbiolo, esta variedad produce menos del 10% de los vinos de la zona. Y eso teniendo en cuenta que es la única permitida en la elaboración de los prestigiosos vinos de denominación de origen Barolo y Barbaresco.

Finalmente, la uva Nebbiolo da como resultado unos vinos complejos, de colores poco intensos pero brillantes. La variedad aromática evoluciona desde la cereza salvaje y los pétalos de rosa hasta el sotobosque, el cuero, el alquitrán o brea y los balsámicos, entre otras muchas notas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here