Nuevo corazón artificial HeartCon con tecnología espacial china

0
Foto proporcionada a chinadaily.com.cn
Foto proporcionada a chinadaily.com.cn.

Después de recibir un corazón artificial, el paciente receptor se mantiene estable y ha sido dado de alta. El nuevo corazón HeartCon ha sido concebido gracias a la tecnología aeroespacial china.

El dispositivo HeartCon funciona como una bomba para suministrar sangre a todo el cuerpo, aliviando significativamente los síntomas de la insuficiencia cardíaca.

«Me siento mucho mejor. No podía levantarme antes, pero ahora con el pequeño dispositivo puedo vivir normalmente», aseguró el paciente de 30 años, de apellido Li.

Después de meses de tratamiento, Li fue dado de alta el lunes del Hospital del Oeste, adscrito a la Universidad de Sichuan.

Desde el 2019, Li sufría de opresión en el pecho y dificultad para respirar. Había esperado ansiosamente un trasplante de corazón, pero faltaban donantes. Su obesidad también lo llevó a la condición crítica.

El 13 de enero, un equipo médico le implantó un corazón artificial.

«Como la falta de donantes limita las transferencias de órganos humanos, el corazón artificial es una solución muy prometedora para prolongar la vida de los pacientes que se encuentran en etapas avanzadas de insuficiencia cardíaca», explicó An Qi, líder del equipo y jefe de cirujano cardíaca del hospital.

El corazón artificial pesa apenas 180 gramos. La implantación de un HeartCon requiere cables diminutos que pasan a través del vientre del paciente y se conectan a un controlador con dos baterías externas. Cada batería dura 10 horas. El paciente también tiene un dispositivo que evita que el equipo se moje.

El dispositivo de Li, un HeartCon de tercera generación, fue desarrollado por una compañía tecnológica afiliada a la Academia China de Tecnología de Vehículos de Lanzamiento, el principal fabricante de cohetes del país.

Xu Jian, ingeniero jefe del proyecto HeartCon, comentó que el corazón artificial funciona como el servomecanismo de un cohete, impulsado por una bomba hidráulica.

Un servomecanismo utiliza la retroalimentación para controlar una operación.

«El servomecanismo en un cohete tiene mayores requisitos de velocidad y potencia, mientras que el corazón artificial exige un mayor enfoque en la seguridad y la comodidad, ya que es pequeño y necesita ser implantado», detalló Xu.

En esta tercera versión, los científicos utilizaron levitación magnética y fluida, que se utilizan en la tecnología de servo de cohetes, para hacer una bomba mecánica para soportar las funciones cardíacas y causar menos daño a la sangre del paciente.

El año pasado, el HeartCon obtuvo el permiso para ensayos clínicos que otorga la Administración Nacional de Productos Médicos.

Actualmente hay al menos 16 millones de personas mayores de 35 años que necesitan recibir un corazón sano. Los medicamentos son ineficaces para los pacientes que se encuentran en etapas avanzadas de insuficiencia cardíaca. Muchos de ellos fallecen mientras esperan por un trasplante.

Colaboración especial: El Pueblo en Línea

Logotipo Pueblo en Línea

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here