La caída de la producción del petróleo sumada a las medidas adoptadas por parte de la administración Trump contra el PDVSA, la petrolera del estado venezolano que mantiene los ingresos del país, han hecho que Nicolás Maduro centre sus esfuerzos en el oro como solución a la situación crítica que afronta el país.

Esta estrategia no es más que una continuación del plan que ya adelantó Hugo Chávez en 2011. La zona explotada, que se encuentra en el sureste del país, y es fronteriza con Guyana y Brasil, no es solo un territorio rico en este material precioso. También abundan otros como el hierro, la bauxita, los diamantes y el coltán.

Se trata de un lugar, declarado en febrero de 2016 por el gobierno venezolano, como zona de desarrollo estratégico nacional AMO (Arco Minero del Orinoco).

Esta cuenta con una extensión de 111.846 kilómetros cuadrados, que supone aproximadamente un 12 por ciento del país. Y según las estimaciones de los expertos, en este terreno hay cerca de 7000 toneladas de oro.

Sin embargo, Washington, que está pendiente de todos los movimientos del régimen, advirtió que penalizaría a aquellos países que compren este mineral a Venezuela, entre ellos Turquía –mayor comprador de 2018– y Emiratos Árabes Unidos. El socio gerente del banco de inversión Caracas Capital, Russ Dallen, afirmó que en los últimos dos años Venezuela exportó oro con valor de US$2.000 millones, de los cuales 1.100 tuvieron como destino a Emiratos Árabes Unidos.

Marco Rubio, senador estadounidense, avisó a la embajada de EAU por la red social Twitter que “cualquier servicio de flete aéreo será castigado con sanciones”. Estas declaraciones llegan tras la confirmación por parte de Noor Capital, firma de inversión de Abu Dabi, de la adquisición de un total de 3 toneladas de oro a Venezuela el pasado día 21 de enero, antes de que EEUU activara sus sanciones.

Este cambio de rumbo en la política económica del gobierno venezolano se produce en un momento crítico, en el que cada día que pasa Maduro pierde más apoyos, en favor del líder opositor Juan Guaidó, que cuenta con casi todo el soporte internacional, al que España se unió la mañana de ayer.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here