Peaky Blinders forma parte ya del éxito de Netflix que encabeza el multimillonario negocio del streaming con 200 millones de suscriptores en el mundo. Esta producción original, ambientada en la Inglaterra de los años 20´s y 30´s durante sus seis temporadas (la última se estrenará este año), cuenta los avatares de un clan de gangster de Birmingham.

GENTLEMAN

Resulta paradójico que los Shelby, una familia gitana, representen las esencias del gentleman inglés. Y que su gusto por la sastrería sea encarnado por la figura de su protagonista, Tommy Shelby, el capo de la banda interpretado por Cillian Murphy.

Según Stephanie Collie, diseñadora de vestuario de la serie, el fondo de armario para vestir como un Peaky Blinder se compone de los siguientes elementos:

  • Chaqueta: larga, con solapas y pesada como para soportar el rigor invernal.
  • Traje: de tres piezas y con un chaleco.
  • Camisa: con el característico riel giratorio de cuello de un centavo.
  • Botas: de cuero marrón oscuro o negro.
  • Sombrero: gorra newsboy.

Sin olvidar al omnipresente reloj de bolsillo. Iguana Sell (Calle de Núñez de Balboa, 90)- tienda especializada en relojería, estilográficas y accesorios- explica la importancia que tuvo la aparición de estos relojes en la sociedad.

El personaje de Peaky Blinders Alfie Solomons (Tom Hardy) abre su chaqueta y enseña los relojes de bolsillo.
El personaje de Alfie Solomons en Peaky Blinders está interpretado por Tom Hardy.

PRECISIÓN Y PORTABILIDAD

Fue el alemán Peter Henlein quien los dotó de las líneas redondeadas -antes cilíndricas- características de los relojes de bolsillo hasta hoy día.

Los relojes de bolsillo son conocidos como los huevos de Nuremberg

En origen, lo usual era llevarlos al cuello, pero todo cambió con la popularización de los trajes de chaqueta en la época de Carlos II de Inglaterra. Para entonces, el tamaño y la forma ya se habían reducido lo suficiente como para tenerlos en el bolsillo.

También su precisión se vio incrementada con mejoras como el escape de áncora. Incluso, en 1904, Ingersoll lanzó al mercado su modelo Crown por tan sólo 5 chelines (1 dólar) siendo el reloj de bolsillo más pequeño que existe.

ELEGANCIA Y DISTINCIÓN

Durante los locos años 20, y ya con los relojes de pulsera en el mercado, el reloj de bolsillo seguía siendo un símbolo de elegancia y distinción.

En la serie, los abrigos largos de lana abiertos dejan entrever la leontina que cuelga del chaleco de tweed. Así, el reloj de bolsillo se convierte en parte de la identidad del gentleman británico de los roaring twenties, como también lo son las inconfundibles gorras newsboy.

Actualmente, encontramos que prestigiosas marcas como Montblanc siguen elaborando relojes de bolsillo y otras, como Meistersinger, se inspiran en los inicios de la relojería creando increíbles piezas monoaguja.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here