Un gran buque atraca en el puerto de Lianyungang, provincia de Jiangsu, para cargar vehículos y exportarlos a Bélgica, 3 de septiembre. (Foto: cnsphoto).
Un gran buque atraca en el puerto de Lianyungang, provincia de Jiangsu, para cargar vehículos y exportarlos a Bélgica, 3 de septiembre. (Foto: cnsphoto).

 Cao Zhongming, Excmo. Embajador de China en Bélgica

Bélgica es un importante protagonista de la Iniciativa la Franja y la Ruta (BRI, por sus siglas en inglés). La cooperación pragmática entre China y Bélgica ha demostrado una gran resiliencia y ha verificado nuevos progresos después del brote de COVID-19. Los resultados se deben a los fuertes lazos entre nuestras comunidades empresariales y los gobiernos locales, vigor que inyecta un nuevo impulso a nuestra asociación estratégica integral.

La cooperación entre China y Bélgica dentro de BRI tiene una base sólida. Nuestra relación bilateral ha progresado sin cesar desde su comienzo hace ya medio siglo, y especialmente hace 6 años tras el exitoso intercambio de visitas de Estado del presidente Xi Jinping y el rey Felipe. Bélgica tiene ventajas innatas por formar parte de BRI. Debido a su privilegiada ubicación Europa Occidental, el país es un centro de transporte marítimo que une tanto el transporte terrestre y el marítimo.

La economía de Bélgica se distingue por sus numerosas PYMEs que son impulsadas por la innovación y las vertientes tecnológicas en medicina, tecnología de punta y energías sostenibles, entre otras. Debido a que China posee un gran mercado y capacidades de producción en masa, los dos países gozan de una gran complementariedad.

Consenso sobre el libre comercio

Bélgica está interesada en la cooperación pragmática con China. Resuena con la apertura, la inclusión y los principios BRI: amplia consulta, construcción conjunta y beneficios compartidos. Disponemos de un alto grado de consenso sobre el libre comercio y la construcción de una economía mundial abierta.

El gobierno belga ha participado en el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura, el Foro BRI para la cooperación internacional y la China International Import Expo. También ha alentado a las empresas belgas a aprovechar las oportunidades creadas por BRI.

La mayor misión comercial del año pasado a China, encabezada por la princesa Astrid, fraguó más de 70 acuerdos de cooperación en diversos sectores, hechos que dinamizarán aún más nuestra vinculación pragmática.

La cooperación entre China y Bélgica dentro de BRI ha sido fructífera. Se ha mejorado considerablemente la conectividad marítima, terrestre y aérea. China es el cuarto cliente más grande del Puerto de Amberes. El parque logístico del puerto de Zeebrugge y el Centro Tecnológico China-Bélgica avanzan sin dificultades. La planta de producción de Geely VOLVO en Gante funciona de forma óptima. Y el centro de envíos eWTP de Alibaba en Bélgica hará del comercio electrónico un nuevo punto culminante dentro de la cooperación China-Bélgica.

El comercio de mercancías también ha crecido. China es ahora el segundo socio comercial de exportación e importación de Bélgica fuera de la Unión Europea. Los últimos acuerdos que Ageas Insurance e IBA firmaron con socios chinos demuestran que el buen impulso no se verá opacado por el azote de la epidemia.

Más cercanía en tiempos difíciles

El BRI apoya los esfuerzos conjuntos entre China y Bélgica contra la epidemia. Durante el brote, la carga China-Europa transportó suministros médicos que salvaron vidas y garantizaron el flujo de mercancías a través del continente euroasiático. El volumen de negocios procedente de China en el aeropuerto de Lieja ha crecido, punto de tránsito para los suministros médicos enviados hacia países europeos. Los vuelos directos entre Bruselas y Beijing permitieron seguir trabajando durante toda la dura primera fase de la epidemia.

Científicos chinos y belgas investigan juntos en vacunas y medicamentos para contribuir a la lucha contra el COVID-19 y en la construcción de una comunidad sanitaria mundial para todos.

Amigo en los buenos y malos momentos, China y Bélgica no se dan la espalda en los momentos más difíciles. Esta actitud allanará el camino futuro para estrechar los intercambios.

La cooperación BRI entre China y Bélgica también se manifiesta en la profunda amistad que existe entre nuestros pueblos.

Resultados fructíferos

Dos años después de ser nombrado embajador de China en Bélgica, siento que hoy hay más personas dedicadas a fomentar las relaciones entre China y Bélgica.

Los empresarios belgas no sólo encontraron socios comerciales dignos de confianza, sino que también se hicieron sus amigos.

Los chinos residentes en Bélgica establecieron la Cámara BRI de la Comunidad Empresarial China en Bélgica para contribuir al desarrollo de la BRI y al crecimiento de las relaciones pueblo a pueblo. Ya tenemos 31 ciudades y provincias hermanadas. Y actividades culturales como el Desfile por el Año Nuevo Chino en Bruselas, Gante, Lieja y Poperinge han fortalecido nuestra fraternidad.

Como símbolo de la madurez de las relaciones entre China y Bélgica, los dos pandas gigantes chinos China ya tienen retoños. Sus dos vástagos se han ganado el cariño de los belgas y han despertado un gran entusiasmo por la cultura china.

El próximo año, China y Bélgica celebrarán el 50 aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas. La nuestra ha sido una relación que a lo largo del tiempo ha resistido las vicisitudes internacionales y ha prosperado sobre la base de la igualdad y el respeto mutuo.

De cara al futuro, nuestras relaciones están en buen camino y hacia un mayor desarrollo. China está dispuesta a colaborar con Bélgica para aprovechar la cooperación dentro de BRI y timonear, a través de los cambiantes tiempos y los asuntos internacionales, el gran barco de nuestras relaciones para beneficio de ambos pueblos.

Colaboración especial: El Pueblo en Línea

Logotipo Pueblo en Línea

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here