La carrera por ser el mejor tenista de la historia continúa vigente para Nadal. Se trata de una lucha en la que se ha visto envuelto casi de manera natural por una ambición desmedida y que, por el mismo precepto, no rehúye. Hoy en París, la ciudad que más días de gloria le ha brindado, venció a Feliciano López (4-6, 7-6 y 6-4) en un partido complicadísimo para lograr su victoria número 1.000. Un guarismo anecdótico para él, pero de nuevo mayúsculo, inalcanzable para los mortales y difícil igualmente para los elegidos, según La Vanguardia.

Nadal es el cuarto jugador que alcanza esa cifra tras Jimmy Connors (1.274), Roger Federer (1.242) e Ivan Lend (1.068), sus próximos objetivos.

El ahora número dos del mundo ha necesitado diecisiete años largos para llegar a esa cifra tan redonda, pero lo ha logrado con el mejor balance de todos los que la han alcanzado. El 29 de abril de 2002, un Nadal adolescente (número 762 del mundo) de apenas 15 años y 10 meses derrotó al paraguayo Ramón Delgado (6-4 y 6-4) en el ATP 250 de Mallorca, en lo que fue su primer triunfo. Faltaban tres años para que comenzase a levantar su imperio en París, pero dio cuenta de un jugador nueve años mayor y mucho más experimentado.

Colaboración especial: El Pueblo en Línea

Logotipo Pueblo en Línea

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here