Raúl Sánchez Pool

A pesar de que la revista Forbes le atribuye un patrimonio mayor a los 2.600 millones de euros, Reed Hastings lleva una vida muy tranquila junto a su familia sin alardear de su riqueza. El director ejecutivo y CEO de su propia compañía, Netflix, también es reconocido por su labor en actividades sociales, humanitarias y su compromiso político.

Reed Hastings (Boston, 8 de octubre de 1960) es un ejecutivo inusual, reacio a las estructuras centralizadas y a controlar todo lo que pasa en la sede central de Netflix, ubicada en Los Gatos (California). La personalidad que ha cambiado para siempre la forma en que consumimos los contenidos televisivos, defiende la libertad que tiene sus empleados. “Somos algo así como el anti-Apple. Ellos lo dividen todo en departamentos, nosotros hacemos lo opuesto. Todo el mundo tiene acceso a toda la información”.

Blockbuster

Hastings ha contado alguna vez que fundó la compañía en 1997 después de que Blockbuster le cobrara 40 dólares por devolver tarde una copia de Apolo 13. Una historia que más tarde desmintió su socio inicial, Mark Randolph, quien abandonó la compañía en el 2002. 

Según este último, ambos lanzaron Netflix porque querían crear “el Amazon.com de lo que fuera”. Les salió inicialmente una compañía de alquiler de películas en DVD por correo, un modelo que fue mutando con el tiempo. 

Hoy en día cuenta 139  millones de usuarios, siendo la  plataforma de vídeo predominante en el mundo del streaming. Sin lugar a dudas, es el rey absoluto de las plataformas VOD presente en más de 190 países de todo el mundo y en una veintena de lenguas. 

Su capitalización en mercados es de cerca de 156.000 millones de dólares, y se ha comprometido a dedicar 18.600 millones de dólares al desarrollo de contenido. 

VIDA FAMILIAR

En cuanto Reed Hastings se graduó en la Universidad de Stanford tenía claro que quería crear su propio negocio. 

Anteriormente había destacado por sus calificaciones y su espíritu aventurero. Este último le llevó a ingresar en los Marines y posteriormente alistarse en el cuerpo de voluntarios de los Peace Corps. 

En 1991 se casó con Patricia Ann Quillin, empleada de un museo. El matrimonio vive con sus dos hijos en un rancho de Santa Cruz (California). Tienen cuatro perros, cinco gallinas y dos cabras. La familia Hastings Quillin disfruta de la naturaleza y de los animales. ajena al éxito que ha traido consigo Netflix.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here