“El Congo es como una gran obra. Está todo por hacer y hay sitio para todo el mundo». Así presenta la Excma. Embajadora de la República Democrática del Congo, Louise Nzanga Ramazani, su inmenso país de 2,3 millones km² situado en África Central.

En un país donde no hay paz no puede haber desarrollo. Y hoy día, nos remarca la señora embajadora, hay paz en el Congo. Por primera vez en su historia hubo un traspaso pacífico y democrático de poderes. Este hecho dio la estabilidad política en forma de gobierno de coalición. Está presidido por Félix Tshisekedi quien practica una diplomacia de proximidad.

Escándalo geológico
En este contexto, se abre un amplio abanico de posibilidades de inversión. El estado africano es rico en paisajes naturales y fauna, pero sobre todo, en minerales. No en vano, se le califica como un escándalo geológico porque en su subsuelo se encuentran diamantes, oro, coltán, manganeso… En definitiva, una gran oportunidad. No es un sector exclusivo, la venta está abierta a todo el mundo.

Liberalizacíon de sectores
Pero no es el único. La estabilidad política ha traido consigo la liberalización de amplios sectores económicos, hecho que se une a la necesidad de inversiones en: Comunicación, Electricidad, donde empresas españolas (Cobra, Aenor, ACS) están restaurando una central hidroeléctrica, y Medios de Transporte.
Por su parte, la pesca, una actividad importante en un país que tiene acceso al mar y cuenta con abundantes recusos hídricos, requiere ampliar la flota de barcos. Sin embargo, entre todos los sectores la embajadora recomienda invertir en agricultura. «Tenemos una tierra muy fértil», nos asegura.

Atractivos turísticos
Nueve parques naturales, donde se preserva la fauna y la flora, forman parte de los lugares imprescindibles para visitar en el país africano. Allí el viajero podrá descubrir el bonobo o el rinoceronte blanco, especies autóctonas únicas en el mundo. La naturaleza además se manifiesta en todo su esplendor -con lagos, grutas subterráneos y cascadas‑ en el segundo espacio verde más grande del mundo tras la Amazonia. Pero hay mucho más. Las construcciones de sus antiguas iglesias o la manera de pescar de los oriundos son invitaciones a este paraíso.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here