SEl Informe Global sobre la Brecha de Género 2018, del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés), concluye con esta demoledora afirmación. Aparte, el estudio presenta también una imagen clara del estado de los derechos de las mujeres en términos de política, economía y educación.

Aunque 88 de los 149 países encuestados han registrado mejoras en el tratamiento de problemas como la brecha salarial y la representación política, el panorama general sigue siendo inquietante, tal como demuestran los siguientes datos.

1. Dos siglos para obtener el mismo sueldo

La desigualdad en términos de participación económica y oportunidades en todo el mundo es abrumadora. 

Así, mientras la brecha en la política se está cerrando más rápidamente, en el ámbito económico no es así. 

Según el estudio, la paridad política podría lograrse en 107 años. 

Sin embargo, las proyecciones para el empoderamiento económico, desde los salarios hasta el control financiero sobre los activos, es de 202 años. 

En este punto, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) indica que la brecha global de ingresos entre hombres y mujeres se acerca al 20%.

El informe de la OIT, que analiza una serie de temas relacionados con la participación de las mujeres en el mundo laboral, encontró, por ejemplo, que ellas representan menos del 35% de los puestos gerenciales a nivel global.

Por su parte, la WEF destaca cómo las mujeres tienen aún tendencia a realizar actividades no remuneradas.

Además, según el Foro Económico Mundial, las mujeres solo tienen el mismo acceso a los servicios financieros que los hombres en el 60% de los países y a la propiedad de la tierra solo en el 42% de los países evaluados.

2. Techo de cristal en cargos públicos

Las mujeres son actualmente jefas de Estado en solo 17 de los 149 países analizados en el Informe Global de Género. Esto supone un poco más del 11%.“En los últimos 50 años el promedio de permanencia de una mujer como jefe de Estado o primer ministro en los 149 países ha sido de tan solo 2,2 años”, señala el informe.

La situación es únicamente ligeramente mejor a nivel de gabinete, con el 18% de ministras en todo el mundo.

En los parlamentos, solo el 24% de los representantes son mujeres.

3. Las barreras siguen siendo altas en algunos países

Según el WEF, 44 países mostraron una tasa de analfabetismo femenino superior al 20%.

Sin embargo, la brecha de género en la educación global podría erradicarse en 14 años, más rápido de lo que se pensaba.

No obstante, sigue habiendo inquietudes con respecto a las tasas de inscripción en general: en promedio, el 65% de las niñas y el 66% de los niños se han matriculado en la educación secundaria a nivel mundial.

Pero la proporción para la universidad o la educación terciaria se reduce al 39% de las niñas y al 34% de los niños.

“Este hecho exige objetivos más ambiciosos para desarrollar mejor el capital humano, tanto para mujeres como para hombres”, señala el informe.

4. Balance saludable

El informe señala que la brecha de género en la salud y la supervivencia global casi se ha cerrado. Este índice, básicamente, toma en cuenta la esperanza de vida y el acceso a la atención médica.

En todos los países estudiados, excepto en tres: Kuwait, Bután y Bahrein, las mujeres viven ahora por más tiempo que los hombres.

5. El dinero solo no cierra brechas

Si bien cuatro países desarrollados -Islandia, Noruega, Suecia y Finlandia-, encabezan el Índice de Brecha de Género, la lista no favorece tanto a los países ricos como se podría pensar. Nicaragua (5), Ruanda (6), Filipinas (8) y Namibia (10) son países en desarrollo en el top 10, y naciones como estas, que no son ricas, representan casi la mitad de los 30 principales. 

Así la mayor economía del mundo, Estados Unidos, ocupa el lugar 51, mientras que Italia se encuentra en el 70. Rusia (75), Brasil (95), China (103) y Japón (110) también ocupan posiciones sorprendentemente bajas.

Emma Watson, una activista por la igualdad

El discurso de Emma Watson (París, 1990) ante la ONU en septiembre de 2014, como embajadora de buena voluntad de la ONU Mujeres,  catapultó a la actriz como un icono feminista. Fue en ese momento en el que Watson presentó al mundo una de sus iniciativas feministas el #HeforShe. Este ambicioso proyecto pretende por una parte involucrar a los hombres en la lucha por la igualdad de género y por otra romper con los estereotipos sociales asociados a hombres y mujeres. 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here