La responsabilidad de proteger tanto a tus seres queridos como a tu propia persona siempre se encuentra presente, pues el miedo, es uno de los sentimientos que constantemente aparece cuando el ser humano se enfrenta a situaciones que desconoce.

Actualmente atravesamos un periodo de incertidumbre con motivo de la pandemia mundial provocada por el Covid-19. Aunque es cierto que en los últimos tiempos pueden observarse crecientes tensiones internacionales que afectan a todo el mundo y que alertan a la sociedad, preocupada por la posibilidad de que inicie una guerra.

Es por esto por lo que la compra de búnkers se está convirtiendo en una práctica habitual. Empresas como “Vivos”, dirigida por Robert Vicino, ofrecen tanto la garantía de protegerte de cualquier riesgo, como la capacidad de hospedarte en un espacio rodeado de lujo.

AUMENTO DE LA DEMANDA

La adquisición de estos espacios no está permitida para cualquier tipo de bolsillos, por lo que se cree que los principales compradores de estos búnkeres tan especiales son personas que pertenecen a la élite del mundo.

Gary Lynch, director general de Rising S Company, con sede en Texas, dice que en 2016 los encargos para búnkers subterráneos de alta gama crecieron un 700% con respecto a 2015, mientras que las ventas totales han crecido un 300% desde las elecciones presidenciales de noviembre del 2016 en EEUU.

Las últimas tendencias se centran en la creación de pequeñas comunidades en las que un cierto número de personas, vivirían encerrados en estos alojamiento durante un periodo en el que la vida en el exterior suponga un peligro para su integridad.

Ejemplo del interior de un búnker del Vivos Xpoint

Dichas personas, preferirían vivir un periodo así, en una comunidad de lujo en lugar que en soledad, para que esa fase de tiempo se parezca más a la vida que siempre conocieron.

Los arquitectos y diseñadores de búnkers adquieren refugios comunitarios militares en desuso. Sus estructuras, están diseñadas para resistir un ataque nuclear y cuentan con sistemas de energía, de purificación de agua y de filtración de aire.

ALGUNOS EJEMPLOS

La empresa comentada anteriormente, Vivos, cuenta en Dakota del Sur con un proyecto que recibe el nombre de VivosxPoint. Se trata de un
complejo exclusivo de viviendas que crearía en caso de debacle mundial una comunidad de 5.000 vecinos.

publicidad del complejo Vivos Xpoint

El precio de cada vivienda varía en función de las prestaciones que el propietario quiera instaurar. Los acabados de alta gama, los componentes tecnológicos y los detalles más minimalistas, suelen disparar el precio. Un precio que suele oscilar entre los 25.000 y los 200.000 euros por persona.

El complejo imita la distribución de un pueblo: tiene teatro comunitario, colegio, jardines hidropónicos, una clínica médica, spa y un gimnasio.

Otro de los proyectos de esta empresa es el Vivos Europa One, conocido como “El nuevo arca de Noé”.

Interior de uno de los apartamentos del Vivos Europa One

Esta especie de urbanización ofrece 34 residencias privadas, cada una a partir de 232 m2, con la opción de agregar un segundo apartamento para disfrutar de un total de 464 m2. El precio de estos hogares se encuentra entre los 35.000 euros y los 2 millones de euros.

El búnker se entregará vacío a su propietario para que este, con la ayuda de expertos en el sector, lo adapte a su rutina y a sus necesidades. Podrá instalar salas de proyección, piscinas privada, gimnasio, etc.

El Vivos Europa One tiene zonas comunes muy atractivas para hacer vida en comunidad, desde restaurantes, teatros, cafeterías, piscinas y áreas de juego. E

SOLO ANTE EL FIN DEL MUNDO

Para aquellos multimillonarios que deseen pasar una hecatombe exclusivamente junto a su familia, está disponible la opción de “The Oppidum”, en la República Checa.

Piscina de interior en la mansión de “The Oppidum”

Esta mansión “anticatástrofe” se adaptará a las necesidades y caprichos de su propietario porque, tratándose de una vivienda a largo plazo, prima que quien la habite se sienta cómodo. El complejo tiene jardín subterráneo, piscina, spa, cine y bodega.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here