Con la implantación del Estado de alarma en España con motivo de la crisis sanitaria provocada por el Coronavirus, la mayoría de los sectores ha sufrido una ralentización en su mercado y se encuentran en una situación de incertidumbre que les afecta directamente a su economía.

La agricultura está siendo uno de los mercados más dañados por la pandemia, pues está teniendo graves problemas para abastecer a todas las industrias de la alimentación.

De esta forma, el actual Ministro de agricultura, Luis Planas, mandaba un mensaje de agradecimiento a todos los agricultores “por no fallar al país” cuando más los necesitan.

El ministro también aprovechó para anunciar que ya se ha llegado a un acuerdo con la Comisión Europea para ampliar el plazo de presentación de declaraciones de la PAC, situando la nueva fecha en el 15 de junio.

Recogida de la fresa en Huelva

Planas también habló sobre el problema que supone el cierre del Canal Horeca (hoteles,restaurantes y cafeterías) y de la imposibilidad de contar con mano de obra extranjera debido al cierre de fronteras, para las fechas de recolección de determinados productos.

POLÍTICA AGRÍCOLA COMÚN

En estos días en los que se está trabajando por acordar un presupuesto con la Unión Europea, es imprescindible recordar que la política agrícola común es esencial, y se está viendo en situaciones como la actual.

Hace unos meses, Pedro Barato (presidente de Asaja) fue uno de los invitados a los Desayunos de Radio Inter. La política agrícola común fue uno de los puntos en los que Barato más insistió

“La política agrícola común llega hasta el último pueblo de España, es por lo que nosotros luchamos y es por lo que debería luchar el Gobierno” afirmaba el presidente de Asaja.

Pedro Barato en los Desayunos de Radio Inter

COMPETENCIA JUSTA

Barato ya preveía que los asuntos en materia agrícola de este país no se estaban llevando bien. Advirtió que cada vez se estaba asfixiando más a este sector y que muchos de ellos no podían hacerse cargo de lo que les exigían.

La subida del salario mínimo en un 40%, fue una de las medidas que más criticó el presidente de Asaja. “Nosotros somos los primeros que peleamos por un salario justo. Al agricultor español no le da miedo competir, le da miedo competir cuando tenemos un salario mínimo de 950 euros y en Portugal subiera recientemente a 635 euros“, declaró Barato.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here