El transporte espacial privado cuenta ya con una fecha histórica y esta es el 30 de mayo de 2020. Cuatro días después de ser cancelado, se producía finalmente el lanzamiento del cohete espacial SpaceX Falcon 9 y de la cápsula tripulada Dragon desde el Centro Espacial Kennedy en Cabo Cañaveral (Florida, EE.UU.).

HISTÓRICO

Tras el accidente del transbordador Columbia, en 2003, Estados Unidos dejó de enviar naves tripuladas hasta la EEI y dependía completamente de las Soyuz rusas. Durante este tiempo, la NASA ha gastado 3.500 millones de dólares en 52 viajes realizados por Roscosmos desde 2011.

Los astronautas Douglas Hurley y  Robert Behnken han utilizado el transporte espacial privado para llegar a la Estación Espacial Internacional.
Douglas Hurley ( a la dcha.) y Robert Behnken (a la izda.) llegaron sin contratiempos a la EEI.

De modo que la jornada era particular por doble motivo. Por un lado, se retomaba el transporte espacial de astronautas desde suelo estadounidense. Por otro, SpaceX se convertía en el primer operador comercial en trasladar astronautas a la Estación Espacial Internacional, a una distancia de 400 kilómetros de la Tierra.

SpaceX, Blue Origin o Boeing, pueden ser contratadas por otras agencias o países

La compañía de Elon Musk era uno de los dos contratistas que integran el programa de tripulación comercial de la NASA, dotado con 6,2 mil millones de dólares. El otro, Boeing, quedó fuera de juego tras la anomalía en vuelo sufrida por su cápsula Starliner.

DESAFÍOS

Space X, la compañía de Elon Musk se dedica al transporte espacial privado.
Elon Musk tiene objetivos ambiciosos.

SpaceX, además de lanzar satélites y su red Starlink, ya tiene contratados dos viajes más dentro de su servicio de transporte espacial privado. Llevará a turistas a la EEI y hará un viaje en órbita elíptica alrededor de la Tierra.

De esta forma, la compañía aeroespacial ha cumplido sus desafíos tras superar múltiples obstáculos.

En abril de 2019, una cápsula de Crew Dragon fue destruida en una explosión de prueba en tierra en Cabo Cañaveral y en 2015, un cohete Falcon explotó 139 segundos en vuelo.

Para Jeff Hoffman, profesor de Aeronáutica y Astronáutica en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) y ex astronauta de la NASA,  “a través de los fallos es cómo en SpaceX  aprenden, cómo hacen las cosas bien. Y ha sido una de las formas en que Musk ha podido progresar y llevar a cabo la innovación que SpaceX ha generado”.

PRIORITARIO

Por otra parte, Donald Trump ha hecho del espacio una prioridad de su administración. No en vano, ha fundado una fuerza espacial como una rama del ejército de los EE. UU., independiente de la NASA. Y ha encomendado a la agencia aeroespacial llevar astronautas a la Luna en 2024, por primera vez desde la misión final de Apolo en 1972.

Algunos analistas consideran que Trump está tratando de explotar los programas espaciales puestos en marcha antes de su presidencia para obtener ganancias políticas, canalizando un mensaje de supremacía global de EE. UU. Incluso en medio de una pandemia donde su respuesta ha sido criticada rotundamente.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here