Reyes en la mesa, estos tesoros gastronómicos aportan su carácter como delicatessen. Ya sea por su naturaleza exclusiva, trufa blanca y melón yubari, que les hace alcanzar en las subastas precios desorbitados. O, como el cacao y aguacate, por ser un ingrediente universal.

PROCEDENCIA

Adentrarse en sus orígenes nos lleva a tres continentes, Asia, América y Europa desde donde han adquirido fama mundial. Porque estimulan el sentido del gusto de todo tipo de paladares, sibaritas y mundanos. No va más, a continuación cuatro tesoros gastronómicos imprescindibles.

CACAO

El término cacao proviene de la palabra azteca cacahuatl. Es el fruto del árbol más bello del paraíso de los aztecas quienes recibieron de los mayas el secreto de la preparación del chocolate, su bebida divina.

tesoro gastronómico: cacao

Para su elaboración se molían las habas del cacao hasta reducirlas a polvo y se añadían también semillas o maíz. El polvo resultante se mezclaba con agua fría y se removía hasta que subía la espuma. Los aztecas pensaban que las semillas de las que obtenían el chocolate no eran sino la materialización de Quetzalcoatl, dios de la sabiduría.

Además, el grano de cacao era sumamente codiciado en el imperio azteca hasta tal punto que se llegó a usar como moneda.

AGUACATE

Deriva del término ‘āhuacatl’, una palabra que en el idioma náhuatl (hablado por los indígenas nahuas de México y El Salvador) significaba también ‘testículo’.

Tesoros gastronómicos: aguacate
Imagen de sandid en Pixabay.

Los arqueólogos han encontrado evidencia de que había seres humanos que los consumían en América Central alrededor del año 10.000 antes de Cristo. Los aguacates todavía se cultivan predominantemente en México, pero se pueden encontrar mucho más al sur, así como en el Caribe, California, Israel y el sur de Europa.

Además son plantas sedientas: según la mayoría de las estimaciones, el cultivo de aguacate requiere al menos dos o tres veces más agua que el de la patata.

MELÓN YUBARI

Se cultiva en la ciudad de Yubari, en Hokkaido, la segunda isla más grande de Japón. Ha llegado a venderse en subasta a más de 40.000 € la pareja.

tesoros gastronómicos: melón yubari

Esta especie de melón comenzó a cultivarse en el país nipón allá por los años 60, aprovechando ese suelo rico en ceniza volcánica y usando un sistema de riego muy complejo.

Para que salga a conocer el mundo, un Yubari tiene que ser perfectamente redondo, de piel muy fina y con surcos en forma de red. Su pedúnculo se corta en forma de T y su sabor oscila entre el picante y el dulce, con una carne anaranjada, pulposa y muy fina.

TRUFA BLANCA

Tuber magnatum pico (la trufa blanca de Alba) es la especie de trufa más apreciada a nivel mundial por su valor gastronómico y económico. Se trata de un producto único que se compara, por su alto coste, con una piedra preciosa como el diamante.

Su nombre deriva del color de su carne o pulpa, cuya tonalidad va desde el blanco marfil hasta el marrón claro. Destaca por su gran aroma y sabor.

Esta clase de seta subterránea es el fruto de una planta llamada Micelio. Este tipo de hongo necesita asociarse a las raíces de ciertos árboles para sobrevivir dentro del subsuelo. Cada trufa blanca es diferente y única. La exclusividad de la trufa proviene precisamente de su perfume y carácter perecedero.

Y ahora ¿te atreves a probar alguno de estos tesoros gastronómicos?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here