Diego Armando Maradona era un mito del fútbol y sin embargo nunca salió su nombre en las reuniones para decidir la próxima portada de Style International. Aunque vista la trascendencia que ha tenido la noticia de su fallecimiento, un servidor, como director del periódico, se arrepiente de no haberlo pensado antes.

Pocos personajes llevan a los diarios a titular a cinco columnas. Y también son escasos los acontecimientos que lo consiguen. ¿Por qué entonces lo merece la muerte de un futbolista? Por una simple razón. El astro del balón era un mito que había trascendido las fronteras del fútbol para convertirse en un personaje universal.

CHICO DE BARRIO

Es indiferente que te gustase este deporte o no, que le hubieras visto manejando la pelota en directo o diferido, porque sabías quién era. Y no solo conocías su trayectoria deportiva, sus goles y hazañas, sino también sus caídas profesionales y personales. El Pelusa, el chico de barrio que se crio en Villa Fiorito (Argentina), había llegado a todo el mundo gracias al balón.

Igual que lo hizo el cuju. Esta forma de balompié se estuvo jugando en China durante más de 2.000 años y se le considera el antecedente del fútbol. La idea era mantener la bola en el aire durante el mayor tiempo posible, justo lo que hacía Maradona como nadie en el mundo con cualquier objeto redondo.

Ambos consiguieron ser universales y transcender con un simple toque de balón. Quizás esta sea la clave escondida tras las cifras mareantes que mueve este negocio en el mundo. En 2018, antes de la pandemia que sufrimos, el fútbol generó a nivel mundial más del doble de ingresos que el segundo deporte acercándose a los 40.000 millones de euros anuales.

El fútbol se ha hecho popular, levanta pasiones, los astros se convierten en ídolos, y en el caso de un mito como Maradona hasta el punto de llegar a ser una religión. A la gente, aficionada o no, le mueve a las calles y se ha convertido también en un instrumento para la diplomacia.

LA MANO DE DIOS

Entonces ¿por qué no titular a cinco columnas cuando se ha muerto uno de los mejores jugadores del mundo? En la terna clásica, antes de Messi y Cristiano Ronaldo, compartía trono con Pelé, Cruyff y Di Stefano. Pero fuera de las canchas su popularidad sobrepasaba a la de los tres juntos.

Quizás fuera porque representaba a todos los niños o niñas que alguna vez han golpeado una pelota. Porque Maradona manchó su vida pero nunca el balón con sus botas.   

Raúl Sánchez Pool, director de Style International

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here